ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 18 de marzo de 2001
OPINIÓN DEL LECTOR

Carril-bici de San Martín de la Vega

En estos días en los que el ciclismo ocupa las páginas de sucesos en lugar de las deportivas debido a los desgraciados accidentes mortales sufridos por ciclistas, tanto profesionales como aficionados, me gustaría denunciar, como usuario de este medio de transporte, el lamentable estado en que se encuentra el carril-bici entre Villaverde Bajo y San Martín de la Vega.

A todos los ciclistas que utilizamos esta carretera nos hizo mucha ilusión la inauguración de un carril-bici, separado por un muro de la calzada de unos 22 kilómetros de longitud. Comentamos que quizás era un poco estrecho para circular por él en los dos sentidos, sobre todo cuando circula por él un grupo numeroso, como el que forman las peñas ciclistas, y la peligrosidad que existía en las bajadas de La Marañosa al poder encontrarte en una de las numerosas curvas con un compañero que circulase en sentido contrario. Pero todos estos inconvenientes se compensaban sobradamente con la posibilidad de salir durante la semana por esta carretera, cosa prácticamente imposible de hacer anteriormente debido al numeroso tráfico de camiones que circulan por ella.

Pasados unos años desde su flamante inauguración por el señor Gallardón, y a pesar de los carteles de la Comunidad de Madrid en los que se anuncia su construcción y conservación, el estado actual es el siguiente:

En su comienzo en Villaverde, el carril ha sufrido numerosas modificaciones en su trazado, habiéndose realizado éstas con un pavimento diferente al original, afectando a la seguridad del carril. En este primer tramo hay zonas en las que es imposible transitar debido a la acumulación de barro procedente de los vehículos pesados que atraviesan el carril. A la altura de un núcleo de infraviviendas en Perales, nuestro enemigo son los innumerables trozos de cristales de botella (rotas intencionadamente), basura de todo tipo, vehículos en medio del carril cambiando el aceite o una rueda o sencillamente aparcados, y un poco más abajo, y después de una curva, algún tráiler de materiales de construcción invadiendo el carril.

Desde aquí y hasta La Marañosa, se suceden las zonas con barro, grietas y todo tipo de suciedad. Desconozco de quién es la responsabilidad de la conservación y limpieza del carril, pero desde aquí quiero denunciar y exigir del organismo que corresponda la solución de estos hechos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana