Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba hoy el decreto que pone fin a la mili en diciembre

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy el decreto que da cobertura legal al fin del servicio militar obligatorio el 31 de diciembre de este año. El último recluta forzoso se incorporará a filas antes de que acabe este mes para cumplir los nueve meses de mili. El 31 de diciembre pasarán a la reserva no sólo los soldados obligatorios que en ese momento estén todavía en los cuarteles, sino también casi un millón de jóvenes que actualmente se encuentran pendientes de clasificación o disfrutan de prórroga, la mayoría de ellos por estudios.

Aunque formalmente el servicio militar obligatorio no se suprime sino que sólo se suspende, en la práctica éste pasará a la historia el 1 de enero de 2002, cuando todos los miembros de las Fuerzas Armadas sean ya profesionales.

MÁS INFORMACIÓN

En noviembre pasado se celebró el último sorteo de la mili, mediante la asignación de destino a los 90.625 integrantes de la quinta del 2001. Sin embargo, la mayoría de ellos ha eludido sus obligaciones militares, pues de los casi 51.800 que debían incorporarse en enero sólo 6.600 lo hicieron, alrededor del 13%. En febrero se han incorporado unos 2.500 de los 25.847 llamados, el 10% del total.

El decreto que debe aprobarse hoy desarrolla la disposición transitoria decimoctava de la Ley del Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas de mayo de 1999. Dicha disposición fijaba la finalización del servicio militar el 31 de diciembre de 2002, pero autorizaba al Gobierno para que, 'en función del proceso de profesionalización de los ejércitos', pudiera modificar esta fecha y 'acortar el periodo transitorio, informando al Congreso de los Diputados',

El adelantamiento en un año del final de la mili fue anunciado por el presidente José María Aznar durante la campaña de las últimas elecciones generales y confirmado en su discurso de investidura. También el ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, incluyó este compromiso en su primera comparecencia ante el Congreso. Lo que no se acorta es el proceso de profesionalización de las Fuerzas Armadas, que debe estar concluido en diciembre de 2002.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de marzo de 2001