Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Natzaret exige que el plan del Balcón al Mar recupere su frente marítimo

La Asociación de Vecinos de Natzaret ha exigido en sus alegaciones al plan de usos del Balcón al Mar en el puerto de Valencia que se recupere su frente marítimo, 'arrebatado' en 1986 por el crecimiento portuario hacia el sur. En su escrito, los vecinos califican el plan de usos del proyecto de 'restrictivo' por limitarse a la dársena interior del puerto 'sin entrar a considerar sus áreas de influencia, como si se tratara de una intervención aislada de su entorno social, urbano y medioambiental'. A juicio de los vecinos, el plan debería 'plantear alternativas de integración y vertebración de los barrios marítimos'. Y proponen que el deteriorado barrio de Natzaret se convierta en el nudo de enlace del jardín del Turia y la Ciudad de las Ciencias con el Balcón al Mar y el Paseo Marítimo.

Para la asociación vecinal, con esta solución se paliaría en parte la deuda histórica que mantiene Valencia con Natzaret por arrebatarle su carácter marítimo para propiciar el crecimiento del puerto. Entre sus soluciones, proponen construir un nuevo puente con el Grao para el tráfico rodado, que incluya el tranvía Malvarrosa-Natzaret; reconvertir el actual puente de Astilleros en 'eje de la conexión peatonal con el Balcón al Mar'; recuperar la zona más próxima del antiguo cauce del río Turia; y trasladar 'la peligrosa' fábrica de Moyresa, cediendo el Estado al municipio ese suelo industrial.

Los vecinos insisten en la equivocación de condicionar el Balcón al Mar a la Zona de Actividades Logística (ZAL) del puerto, que se podría hacer en Sagunto. Y lanzan sus temores de que el acceso norte al puerto convierta su barrio en un atajo para que los coches se ahorren el by-pass. Por último, piden que se abra el debate a la sociedad, recabando la opinión de profesionales, universidades y otros colectivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de marzo de 2001