Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Diez inmigrantes mueren en el naufragio de una embarcación frente a la playa de Tarifa

Las aguas del estrecho de Gibraltar volvieron a convertirse en la madrugada de ayer en una trampa mortal. La patera en la que supuestamente viajaba un grupo de unos 30 inmigrantes quedó totalmente destrozada, por causas que aún se desconocen, a pocos metros de la orilla. Diez cadáveres fueron recuperados a lo largo del día y la búsqueda de los supuestos desaparecidos se mantuvo hasta última hora. La Guardia Civil de Algeciras interrogaba anoche a tres varones mayores de edad, localizados en las inmediaciones de Tarifa, para averiguar si formaban parte de la expedición clandestina.

La alerta saltó cuando agentes de la Guardia Civil hallaron dos cadáveres en la zona de la ensenada de Bolonia. Cruz Roja, la Armada, Salvamento Marítimo y el Servicio de Vigilancia Aduanera desplegaron todos su medios para encontrar superviventes. Sin embargo, entre las dos y las seis de la madrugada sólo hallaron cadáveres: cuatro hombres, una mujer y un joven de unos 14 o 15 años. Sobre las 11.00 fueron hallados muertos otros dos hombres.

'Hemos rastreado por mar y aire, y en varias ocasiones, los 170 kilómetros cuadrados que comprende la zona del litoral entre Punta Paloma y Bolonia, donde se produjo el naufragio', manifestó el director del centro de Salvamento Marítimo de Tarifa, Javier Gárate.

Fuentes del servicio de control marítimo Tarifa-Tráfico no descartan que algunos de los ocupantes de la embarcación siniestrada hayan podido alcanzar la costa a nado, ya que, a pesar de que la zona en la que se produjo el hundimiento es una zona rocosa, voluntarios de Cruz Roja encontraron en tierra ropas y resto de pisadas. Cruz Roja y Guardia Civil calculan que los desaparecidos podrían ser una veintena, por el tipo de embarcación utilizada, que suele ir ocupada por unas 30 personas.

No fue éste el único suceso ocurrido ayer en la costa andaluza. Salvamento Marítimo localizó a las 13.40, a 14 millas del puerto de Almerimar, en El Ejido, una patera que se había quedado a la deriva en el mar de Alborán por una avería en el motor. Fueron los propios ocupantes de la embarcación los que alertaron a la Guardia Civil a través de una llamada desde un teléfono móvil registrada el domingo a las ocho de la tarde. Uno de los 28 inmigrantes que navegaba en la patera fue evacuado por un helicóptero hasta el puerto de Almería, desde donde fue trasladado en ambulancia hasta el hospital Torrecárdonas ante los síntomas de hipotermia que sufría. Su estado es grave. El resto se encuentra en buen estado de salud.

Las costas españolas se cobraron el pasado año la vida de 58 personas en 54 naufragios de pateras o zódiac. Las cifras del año 2000 duplican las registradas en 1999, cuando se produjeron 30 hundimientos de embarcaciones en los que murieron 29 inmigrantes indocumentados que intentaban llegar a la Península y Canarias. Las actuaciones de los agentes también permitieron rescatar el año pasado a 1.087 inmigrantes, frente a los 387 salvados en 1999. En lo que va de año 2001, 11 personas han muerto en tres naufragios de pateras y 49 han sido rescatadas.

Entre los accidentes más graves ocurridos en los últimos 12 años destacan, según informa Efe, el ocurrido en Tarifa el 1 de noviembre 1988, con diez muertos y nueve desaparecidos; el del 10 de marzo de 1989 en Algeciras, con diez muertos; el del 15 de mayo de 1989 en Ceuta, con 20 muertos; el sucedido entre Nador y Almería, donde 20 inmigrantes murieron asfixiados en un pesquero en el que se hacinaban 250 personas, y el del 15 de septiembre de 1997 en Tarifa, donde fallecieron 14 personas.

Los naufragios más graves han ocurrido en las costas marroquíes, donde murieron 23 ocupantes de una patera en 1997, 38 en 1998 y 13 más en 1999.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de febrero de 2001

Más información

  • Salvamento Marítimo rescata a 28 magrebíes de una patera a la deriva en aguas de Almería