ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 31 de enero de 2001

Fieles a Pinochet se concentran ante su casa para impedir la notificación del proceso

El director ejecutivo de la Fundación Pinochet, el general retirado Luis Cortés Villa, explicó ayer que la resolución dictada por el juez Guzmán dividirá al país en dos y agregó que es un deshonor para su ex superior ser notificado de un procesamiento. Cortés Villa reconoció que la idea de viajar a Bucalemu es la de solidarizarse, pero también la de 'dificultar' que Pinochet sea notificado de su procesamiento, aunque no explicó cómo lo lograrán.

'Queremos llegar a Los Boldos para solidarizarnos con él, apoyarlo y ver quiénes son las personas que quieren comunicarle la indagatoria de reo y quiénes quieren ficharlo', porque una cosa, dijo, es aceptar un fallo judicial y otra muy distinta es acatarlo, en lo que puede interpretarse como un claro llamamiento al desacato.

En un ambiente distinto, los abogados del ex dictador seguían estudiando ayer qué tipo de recurso presentarán para intentar revocar o detener su procesamiento criminal. Los abogados podrían apelar alegando, por ejemplo, que el magistrado Guzmán no hizo una correcta apreciación del estado de salud del acusado, o contra cualquier otro fundamento del fallo. Además, la defensa tiene la posibilidad de presentar un recurso de amparo, que debe limitarse a impugnar la orden de arresto y no el fondo de lo resuelto por Guzmán. Dicho amparo sería visto por la Sala de Verano de la Corte Suprema, con cinco miembros absolutamente desfavorables para los intereses de Pinochet.

Locos y dementes

También existe el llamado recurso de apelación, bastante inusual en el sistema judicial chileno, y que tiene que ver con que una norma constitucional sobre el derecho a la vida, integridad y salud de las personas prevalece sobre el Código de Procesamiento Penal, que sólo exime a locos y dementes de un juicio.

Pero las armas de la defensa no terminan ahí, también podrían insistir en el sobreseimiento por razones psiquiátricas. Ésta es una posibilidad bastante más cercana, pues ya el abogado Pablo Rodríguez Grez ha criticado duramente que Guzmán haya basado 'su resolución en el informe del perito de la parte querellante, Luis Fornazzari, y su propia apreciación del estado de salud de Pinochet, desechando la opinión de los otros siete peritos del Servicio Médico Legal y la Universidad de Chile'.

En todo caso, cualquiera de estas alternativas requiere que Pinochet sea notificado por un funcionario judicial de su actual condición de reo, por lo que el paso de los días o el que sus partidarios lo impidan en las afueras de Los Boldos complica las alternativas de la defensa.

Pese a ello, a primera hora de la mañana de ayer presentaron ante el juez Guzmán la solicitud de cambio de domicilio, para que éste cumpla con el arresto domiciliario en Los Boldos. Guzmán, de acuerdo con su fallo, dictaminó el arresto en la residencia que tiene Pinochet en el exclusivo barrio de La Dehesa en Santiago, domicilio que oficializó la defensa para el interrogatorio del pasado día 23.

Entretanto, el ministro del Interior, José Miguel Insulza, descartó de plano que pueda darse un enfrentamiento entre los agentes judiciales y los policías con la guardia militar a cargo de la seguridad de Pinochet. No hay insubordinación, dijo enfáticamente Insulza. El ministro del Interior aseguró que las reacciones han sido tranquilas y descartó la posibilidad de convocar al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), como lo solicitó el Ejército cuando Guzmán procesó por primera vez a Pinochet, a comienzos de diciembre.

En ese sentido, destacó las declaraciones emitidas por el comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, quien expresó la preocupación de la institución por el estado de salud del ex jefe militar. Insulza dijo comprender que los militares estén preocupados. 'Yo espero que no haya ningún obstáculo para que él trate su problema de salud y esté en buenas condiciones'. Por su parte, los partidos de derecha han sido cautos a la hora de opinar sobre la resolución de Guzmán. Tanto Renovación Nacional y la Unión Demócrata Independiente (UDI) han dicho que los fallos de la justicia deben acatarse, pero han coincidido en que la situación que afecta a Pinochet no es sólo judicial, sino que es esencialmente política y que, por tanto, debe haber una solución en el mismo ámbito. Los partidos de la derecha también criticaron una cierta parcialidad del juez Guzmán. Por el contrario, el ex líder presidencial derechista, el actual alcalde de Santiago, Joaquín Lavín, opinó que Guzmán ha hecho un trabajo muy 'serio e independiente'.

El Ejército se distancia del ex dictador

Quizás porque se trataba de una resolución esperada, en las Fuerzas Armadas no se ha producido ningún exabrupto ante el procesamiento del ex dictador Augusto Pinochet. En el pasado quedan las imágenes de los primeros días de diciembre, tras el primer procesamiento, cuando todos los jefes militares se reunieron de inmediato con el ministro de Defensa y obligaron al Gobierno a convocar a regañadientes al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena) para tratar un tema netamente judicial. Sin embargo, si se leen con cuidado las declaraciones del general Ricardo Izurieta del lunes, se puede percibir que la lealtad en grado extremo de diciembre ha sufrido mermas considerables. Primero, Izurieta no se refirió en ningún momento a la decisión del juez Guzmán, y sólo se limitó a mostrar su preocupación por el estado de salud de su ex jefe. Fuentes del Ministerio de Defensa confirman que han molestado en la oficialidad los duros ataques que las hijas de Pinochet han lanzado contra Izurieta por, supuestamente, abandonar a su padre. También contribuiría a este sentimiento de lejanía de las Fuerzas Armadas con Pinochet la declaración del ex dictador ante Guzmán, en la que dijo que las muertes eran responsabilidad de los jefes militares locales y no del comandante en jefe. Estos dichos habrían provocado una honda molestia en los mandos del Ejército, a quienes en la Escuela Militar se les enseña que el superior es responsable de lo que se hace, a vista o a espaldas de él, y que es de 'poco hombre' deslindar responsabilidades en un subordinado. También habrían calado hondo las imágenes televisivas del ex general Joaquín Lagos Osorio, quien en la práctica ha sido el oficial retirado de más alto rango que ha dicho públicamente que Pinochet miente y que lo obligó a encubrir los horrendos crímenes.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana