Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Flavia Company narra en 'Melalcor' una trama de amor y ciencia-ficción

La escritora catalana mezcla realidades y géneros en su última novela

'A estas alturas, la ciencia-ficción se ha convertido ya en la única ficción de la que somos capaces'. De todos modos, el género o, mejor dicho, la mezcla de géneros al que se refiere la escritora catalana Flavia Company tiene poco o nada que ver con los relatos futuristas, las predicciones o las historias de marcianos. En Melalcor, su última novela, la autora traza una historia de amor, desamor y mundos paralelos entre lo real y lo inventado. Escrita a partir de breves capítulos, narraciones y reflexiones de un matemático sobre el amor y la vida, Melalcor juega con el equívoco. Es decir, el lector no sabe si la pareja protagonista tiene una composición homosexual o heterosexual, si son hombres o mujeres.

'Al fin y al cabo', manifiesta Flavia Company, 'a los efectos narrativos da lo mismo. Lo que me interesa de verdad es una apuesta por la pluralidad. Tengo necesidad de trabajar con varias etiquetas, con la ambigüedad que generan el amor o el deseo'. El juego entre la tradición y el vanguardismo o la apertura de nuevos caminos narrativos es lo que más atrae a esta autora, nacida en Buenos Aires en 1963 y que escribe indistintamente en catalán y en castellano. De hecho, Melalcor fue publicada originariamente en catalán en Edicions 62 el pasado otoño y recientemente ha aparecido en castellano bajo el sello de Muchnik Editores.

Experimentación

Con cierta aureola de escritora difícil o experimentalista, esta fama no ha impedido que Flavia Company se haya convertido en una de las narradoras con más éxito de público en Cataluña. 'Estos calificativos de difícil no me afectan', señala, 'porque yo confío mucho en los lectores y me dirijo a aquellos lectores que aspiran a una labor de cocreación cuando se sientan con un libro entre las manos. Quiero cuestionar certezas o que los lectores apunten sugerencias. Como lectora me gusta participar de algún modo con mi experiencia en los libros que leo'.

Para ilustrar sus preferencias como escritora o como lectora, Flavia Company apela a algunos de sus autores favoritos, entre los que se encuentran Julio Córtazar, Rosa Chacel o Ángela Cárter. 'Las combinaciones de ciencia-ficción, ficción a secas y realidad me encantan', apostilla Company, para agregar: 'No sé si mi voluntad deliberada de abrir caminos, de experimentar con la literatura, me ha perjudicado o me ha beneficiado. En cualquier caso, sólo me preocupa lo que escribo. Vivo bastante ajena a los aspectos de vida social de la literatura'.

Traductora, profesora en talleres literarios y columnista en la prensa diaria, además de escritora, Flavia Company vive entre Barcelona y Sant Carles de la Ràpita, en el delta del Ebro. Comenzó a publicar cuando apenas tenía 20 años y esa precocidad explica su ya amplia obra. En 1997 recibió el Premio Documenta por Ni tu, ni jo, ni ningú. Una docena de novelas, cuentos y libros de prosa poética han visto ya la luz, tanto en catalán, como en castellano.

'También he escrito poesía', explica Flavia Company, 'pero no me he atrevido hasta ahora a publicar ningún poemario. Lo cierto es que la poesía me parece algo de palabras mayores que requiere un gran dominio de la síntesis y donde el peso de las palabras cobra una gran relevancia'. Se ha tomado un descanso literario, un periodo de reflexión, mientras comienza a pensar una nueva novela. 'Escribo todos los días', aclara, 'desde que tenía apenas 17 0 18 años. Puedo decir, medio en broma, medio en serio, que llegué antes al uso de la literatura que al uso de la razón. Desde entonces, más que vivir de la literatura, me dedico por completo a la literatura'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de enero de 2001