ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 14 de diciembre de 2000
CARTAS AL DIRECTOR

De un lego en derecho

Se trata de una consulta jurídica como lego en derecho que soy. He oído muchas veces decir, y me parece sensato, que la prevaricación es el delito más importante que puede cometer un juez, porque dictar sentencias a sabiendas de que son injustas anula la seguridad jurídica de los ciudadanos.Teniendo en cuenta que en cualquier juicio puedo entrar como testigo y salir como imputado dependiendo exclusivamente del criterio del juez, si está probado que éste ha dictado repetidamente sentencias a sabiendas de que son injustas, en caso de que tenga que comparecer algún día en cualquier calidad ante un juzgado, ¿tendría derecho a no comparecer si el juez es el señor Gómez de Liaño?

Si un profesor de Universidad vendiera aprobados, un notario diera fe pública de actos falsos a sabiendas, un diplomático pasase información secreta a un país extranjero o un militar se sublevara, serían inhabilitados a perpetuidad -o así deseo creerlo- e incluso podrían ir a la cárcel y, desde luego, al último no le volverían a dar mando de armas. ¿Por qué un juez puede prevaricar y seguir dictando sentencias? ¿Por qué con mis impuestos he de pagar su sueldo?

Les agradecería que me publicaran la carta, ya que, dado que no puedo elegir juez, si me tocara en suerte (?) el mencionado, podría aducir esta carta como prueba de su no neutralidad (¡como si necesitara alguna!).- Julio Segura Sánchez. Madrid.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana