ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 8 de noviembre de 2000

Un homenaje a Gregorio Marañón en París revive la memoria del exilio

Colocada una placa en la casa que acogió en 1936 al médico español

J. P. París 8 NOV 2000

Archivado en:

La memoria de los españoles que hubieron de exiliarse durante la guerra civil y la de los franceses que les acogieron volvió ayer de nuevo a París con motivo del homenaje que un numeroso grupo de amigos y discípulos rindió al doctor Gregorio Marañón ante el número 7 de la calle Georges Ville, donde el ilustre médico y escritor vivió seis años. Una de sus hijas, Mabel Marañón de Burns, estuvo presente en el homenaje.

más información

Una placa conmemorativa en la fachada del edificio y un acto posterior en la Academia Nacional de Medicina permitieron recordar los años en París del doctor Gregorio Marañón, de los que él mismo dijo: "En relación con España, tuve un dolor y una satisfacción de conciencia que me han puesto en paz para siempre".A finales de 1936, la familia Marañón se instaló en la capital francesa, que le reconoció como un científico eminente y a quien rodearon médicos como Richet, Roussy, Pasteur y otros. Rápidamente se convirtió en el centro de un grupo de intelectuales exiliados como él o que ocasionalmente pasaban por París, como Ramón Pérez de Ayala, Azorín, José Ortega, Sebastián Miranda o Pío Baroja. Además de trabajar en los hospitales, de la etapa francesa surgieron varios libros -Historia de las emigraciones políticas españolas; Elogio y nostalgia de Toledo; Manual de diagnóstico etiológico; Luis Vives, un español fuera de España; Don Juan- y lo que fue su magna obra, Antonio Pérez. La familia regresó a Madrid en 1943.

Una de sus hijas, Mabel Marañón de Burns, estuvo ayer presente en el homenaje. También acudieron cinco nietos: Dolores Fernández de la Hoz de Barroso, Carmen Fernández de la Hoz de Urquijo, Alejandro Fernández de la Hoz Marañón, María Belén Burns de Parker y Tom Burns Marañón.

Amor profundo

Este último fue el encargado de agradecer la colocación de la placa en la casa donde vivió su abuelo, "un español que conocía y amaba Francia profundamente" y que siguió los pasos de "tantas otras generaciones de españoles que, en un momento de su vida, tuvieron igualmente que emprender el camino doloroso y desgraciado del exilio".Tom Burns Marañón se dirigió al alcalde del distrito 16 de París, Pierre Christian Taittinger, presente en el acto, para asegurarle que la placa conmemorativa será el testimonio de "un momento, uno entre tantos otros, en que gracias a Francia, y más particularmente gracias a París, los españoles se encontraron en su casa fuera de España". El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano; el embajador de España en París, Javier Elorza, y los patronos de la Fundación Marañón, entre ellos Marcelino Oreja, estuvieron presentes también.

Posteriormente se celebró el homenaje en la Academia Nacional de Medicina de Francia, con la participación de dos de sus miembros, Gabriel Richet, discípulo de Marañón e hijo de uno de sus íntimos amigos, y Jean Vague, otro de sus alumnos. Asimismo pronunciaron palabras de homenaje el presidente de la Real Academia Nacional de Medicina de España, José Botella Llusiá, también discípulo de aquél, y Luis Hernando Avendaño. Numerosas personas asistieron a este acto científico, entre ellas la presidenta del Senado español, Esperanza Aguirre.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana