Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una 'auténtica' talla románica del siglo XX

Primero había una, luego ninguna y ahora posiblemente dos. Y no se sabe cuál de ellas es la verdadera porque son idénticas, tan idénticas que los expertos dudan y se contradicen. En 1983, una hierática talla románica de madera que representaba a la Virgen María sentada en un trono con el Niño Jesús en sus rodillas, y que se guardaba en la iglesia de Saint Gervasy de Puy de Dôme (Francia), fue robada. El pasado 29 de mayo, la Brigada de Patrimonio de la Dirección General de la Policía se la incautó antes de que fuese subastada con un precio de salida de 12 millones en la sala Fernando Durán de Madrid. Los agentes la dejaron en custodia -hasta que se aclare el asunto- en una caja fuerte de la Conferencia Episcopal. Pero ahora, Esperanza Aragonés, doctora en Historia de la Universidad de Navarra, y experta a la que la sala de subastas encargó un estudio de la imagen antes de sacarla a subasta, afirma que la imagen no es del siglo XII, tal y como anunciaron tanto la sala como la policía, sino una réplica del XX. Aragonés recuerda, además, que había avisado con anticipación de sus dudas a la sala.Álvaro Durán, responsable de la galería, replica que la experta nunca vio la talla, "sino sus fotografías, por lo que sólo puede tener una suposición, no estar segura al cien por cien". "En cambio, otros informes presentaban con seguridad la imagen que íbamos a subastar como románica y no había por qué dudar de ellos", señala.

Pero en el estudio de Aragonés se indica claramente que la supuesta talla románica sí fue examinada en 1972 por la experta americana Ilene H. Forsyth. Esa especialista dictaminó que se trataba "de una réplica de una Majestad románica, hecha por algún autor desconocido, pero relativamente reciente, a la manera de las madonnas de Aubusson, Parentignat...". Por su parte, la policía española manifiesta que ellos sólo cumplieron con su deber, dado que la policía francesa había presentado una petición para que la imagen volviese al país vecino. La policía española no quiere ahora -en contra de lo que afirmaba hace unos días- calibrar la antigüedad de la escultura.

Aragonés no cree que la talla recuperada por la policía española sea "exactamente" una falsificación, a pesar de que cuenta con las características de este tipo de imágenes, "sino que alguien la hizo en el siglo XX imitando una antigua, por lo que se puede calificar de réplica". La historiadora revela que hace unos meses se puso en contacto con la oficina de turismo de Puy de Dôme. Les inquirió sobre las esculturas románicas que existían o habían existido en este pueblo. "Me dijeron que allí sólo se guardaba una talla gótica de piedra. No sabían nada de imágenes románicas. A lo mejor, como siempre supieron que se trataba de una réplica, después de su robo la olvidaron, dada su escasa importancia".

"El asunto es extraño", reconoce Durán, "porque la policía no nos ha dicho quién ha reclamado la talla, aunque hemos insistido. Sólo me enseñaron unos papeles en francés, que no entendí bien, y que creo que no demuestran nada. Les pedí a los agentes que me dieran un copia para estudiarlos mejor, pero me los negaron porque decían que aún estaban investigando".

La sala de subasta recuerda que la ley les obliga a remitir a la policía un catálogo de todas las piezas de arte que van a vender, por lo que si hubieran sospechado que la imagen procedía de un robo no la hubieran puesto nunca a la venta. "Estuvo expuesta varios días al público y aparecía en los catálogos y en las publicaciones especializadas como la pieza más importante que se iba a subastar", indica Durán.

La talla fue depositada en la sala por un coleccionista español residente en Holanda. Éste, según la policía, se ha negado a prestar declaración ante la Policía Judicial y ha enviado, a través de su abogado, una declaración ante el juez que instruye el caso.

Durán reconoce que ha hablado con él. "Después de que la policía se la llevase, le pregunté de dónde procedía y me explicó que se la había comprado a una persona, que a su vez la había adquirido a otra... Es un caso parecido al de un cuadro que nos requisaron hace años y que supuestamente procedía de la Academia de San Fernando. Luego se demostró que era una donación legal". Cuando a Durán se le pregunta sobre la antigüedad de la talla, el galerista afirma tajante que es del XII, pero reconoce que "esto del arte no es una ciencia exacta, siempre hay margen para la duda". Un margen que, en este caso, podría ser de ocho siglos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000

Más información

  • Una experta dice que la supuesta imagen medieval que requisó la policía en una sala de subastas es una réplica moderna