Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guineano muere en la comisaría de Arrecife tras ser arrestado Su cuerpo presenta huellas de golpes, según denuncia su familia

Antonio Augusto Fonseca, de 32 años, natural de Guinea Bissau, falleció ayer en la comisaría de policía de Arrecife de Lanzarote poco después de ser detenido en la calle del 18 de julio por supuesta posesión de drogas. Su cuerpo presenta huellas de golpes en el rostro y en la sien, según aparece reflejado en fotografías tomadas por sus familiares en la morgue municipal.Poco después de practicársele la autopsia, la hermana del fallecido exhibió varias fotografías como prueba de su denuncia contra la policía, a la que acusa de haber propinado una paliza mortal al fallecido, según ACN Press.

De acuerdo con la imagen fotográfica, el cuerpo de Antonio Augusto Fonseca, que residía en Madrid y pasaba unos días de vacaciones en casa de su hermana afincada en la isla, presenta en su perfil izquierdo signos de profundos golpes en la sien y en la frente, con restos de sangre, y también la huella de un impacto que le habría hundido la mejilla.

Un centenar de miembros de la comunidad guineana en Lanzarote se manifestó frente a los juzgados y corearon consignas contra la policía.

Según la versión de la Dirección General de la Policía, Fonseca falleció por sobredosis tras ser detenido a primera hora de la madrugada de ayer por tráfico de drogas. La ingestión y posterior rotura de bolsas con heroína, similares a otras tres que el hombre arrojó en un portal antes de ser detenido, provocaron su muerte, según la "hipótesis más verosímil" que maneja la policía. Un juzgado de instrucción de Arrecife abrió diligencias para determinar la causa del fallecimiento.

Fuentes de la policía explicaron que el fallecido "mostró síntomas evidentes de encontrarse mal" tras ser detenido después de haber emprendido la huida en la zona centro de Arrecife. Añaden que el guineano, sobre el que pesaban "indicios suficientes para pensar que fuera un vendedor clásico de droga, mantuvo una actitud agresiva". Una vez en la comisaría, el detenido -que tenía antecedentes por tráfico de drogas en Bilbao- "entró en un estado de semiinconsciencia", por lo que se requirió el servicio urgente de Cruz Roja, cuya atención no logró reanimarle.

Francisco Cabrera, director de la Administración del Estado en la Isla, declaró que la única hipótesis que maneja su departamento, a partir del informe policial, es la de muerte por sobredosis de droga.

Ante los dos incidentes que han tenido lugar este fin de semana en Canarias, el Gobierno regional ha reiterado un llamamiento a la calma para evitar que la llegada de inmigrantes irregulares provoque brotes de xenofobia, como el que ya ocurriera por vez primera a finales de 1999 en Fuerteventura, donde un grupo de jóvenes atacó un centro de acogida de menores magrebíes.

Seis heridos

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de mayo de 2000