Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

250 personas han fallecido en los naufragios conocidos desde 1988

Sólo 14 kilómetros separan España de Marruecos en la zona más estrecha del estrecho de Gibraltar, entre Ceuta y Tarifa. La escasa distancia y la imagen de riqueza que las televisiones españolas ofrecen de Europa (las cadenas nacionales se ven en todo el norte de Marruecos) anima a miles de personas cada año a intentar el salto al espejismo europeo. Muchos lo consiguen, pero también otros muchos se quedan en el camino. Al menos 250 personas han fallecido y casi el doble han sido dadas por desaparecidas desde 1988 en este intento, al naufragar sus embarcaciones en esta peligrosa zona.Este número de fallecidos corresponde a los naufragios conocidos y oficiales, aquellos que quedan probados cuando las aguas arrojan a las playas los cadáveres de los inmigrantes. Muchos desastres se los traga la mar y de ellos nunca más se sabe, bien porque no queda rastro bien porque los supervivientes prefieren callar. Cifras oficiales fiables no existen.

Estas cifras contrastan con las ofrecidas por diversas instituciones y ONG. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía calcula que al menos 120 personas han perdido la vida este año en su intento de cruzar el Estrecho. Un informe de esta ONG, elaborado con datos de las administraciones y los supervivientes de los hundimientos, detalla los desaparecidos en cada naufragio constatado desde el 11 de enero y recuerda que el citado número de víctimas iguala al total de muertos de todo 1999.

Prácticamente el mismo día en que se conocía este informe, el defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, aseguró que en los últimos dos años han perecido un millar de sin papeles en su intento de salvar el Estrecho. Mucho más alarmante fue la cifra facilitada por el diario marroquí Liberation, que publicó que en la última década han perdido la vida 3.450 inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de mayo de 2000