Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis inmigrantes mueren ahogados en Tarifa

Seis inmigrantes murieron ahogados ayer, poco antes de que amaneciera, al naufragar la lancha neumática atestada con 29 personas que estaba a punto de alcanzar las playas de Tarifa (Cádiz). La embarcación volcó a las 5.40 tras chocar contra un arrecife de rocas semioculto por la marea alta en la zona conocida como Guadalmesí. Veintitrés magrebíes lograron salvar la vida trepando por las piedras, pero seis de ellos perecieron en el intento. Éste es el cuarto naufragio conocido en lo que va de año en el Estrecho, que ayer fue surcado por otras tres pateras que fueron interceptadas. Iban 75 personas.

La lancha neumática había salido apenas una hora antes del siniestro de una playa marroquí cercana a Ceuta. La visibilidad era buena, el mar estaba en calma y soplaba un levante flojo en el estrecho de Gibraltar. La tragedia ocurrió cuando la expedición clandestina, compuesta íntegramente por magrebíes, había sorteado la vigilancia fronteriza y se encontraba a muy pocos metros de Guadalmesí, a caballo entre los términos municipales de Tarifa y Algeciras. La barca, según el testimonio de algunos de los supervivientes, chocó contra unas rocas, volcó y todos los inmigrantes fueron al agua.El Centro Zonal de Salvamento de Tarifa supo del naufragio sobre las 6.00 y envió inmediatamente a la zona el helicóptero Helimer Andalucía y una embarcación de rescate, a la que se unieron patrulleras de la Guardia Civil y de la Armada española. Lo primero que encontraron fueron los cadáveres de cinco hombres de mediana edad y de una joven de unos 16 años, según indicaron fuentes del instituto armado.

El rastreo de la costa permitió la localización, prácticamente en el mismo lugar del naufragio, de 11 personas, dos de ellas mujeres, completamente agotadas tras su lucha por salvar la vida trepando por las rocas. La mayoría de ellos presentaban contusiones y arañazos provocados por golpes contra las piedras y tenían clavadas numerosas púas de erizos. Las dos mujeres tuvieron que ser trasladadas al hospital Punta Europa de Algeciras para ser atendidas de sus heridas.

La búsqueda se hizo más intensa tras las declaraciones de los supervivientes, que aseguraron que la expedición estaba compuesta por 29 personas. El rastreo por tierra dio resultado casi de inmediato. Diez inmigrantes que confesaron haber sido víctimas del naufragio fueron interceptados en dos tandas caminando por los montes cercanos a la costa en las siguientes horas del siniestro. Los dos magrebíes restantes también fueron avistados en tierra, sin que los agentes de la Guardia Civil pudiesen darles alcance. Salvamento Marítimo dio por terminado el rastreo sobre las diez de la mañana, al confirmarse que el número de viajeros era de 29.

Éste es el cuarto naufragio conocido en lo que va de año en aguas del Estrecho, con un balance de 17 muertos y 30 desaparecidos. El nuevo desastre y la interceptación de tres pateras durante la mañana de ayer confirma la existencia de una nueva oleada de pateras, cargadas de inmigrantes engañados por mafias que les prometen que si llegan a España antes de julio podrán quedarse legalmente en Europa gracias a la nueva ley de Extranjería.

Oleada de pateras

En el mismo momento en el que ocurría el naufragio, sobre las 5.40 el Servicio de Vigilancia Aduanera localizaba otra patera con 23 personas a bordo -22 marroquíes y un argelino, con edades comprendidas entre 19 y 37 años- que había enfilado las costas de Almería. El esquife fue interceptado una hora después y remolcado a tierra, informa Simultáneamente, la Guardia Civil abordaba en la bahía de Benzú, en la costa de Ceuta, otra patera con 30 inmigrantes indocumentados, originarios de las localidades de Tetuán, Beni Mellal y Casablanca.Con ésta ya son 50 las embarcaciones con inmigrantes clandestinos localizadas en aguas ceutíes desde que comenzó el año, informa Rocío Abad.

La última lancha fue localizada sobre las 7.30, ya varada en Playa Serena, en el municipio de Roquetas de Mar. Varias dotaciones de la Guardia Civil se desplazaron hasta dicha zona, donde lograron detener a 23 inmigrantes magrebíes, entre los que se encontraban una mujer y varios menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de mayo de 2000

Más información

  • La lancha neumática, ocupada por 29 personas, volcó en la costa tras chocar con un arrecife