ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 23 de abril de 2000

Europa explota el filón de los móviles

Las operadoras piden a la UE que limite la ambición de los Gobiernos con las nuevas licencias

LA CONQUISTA DE LA TELEFONÍA. Los Gobiernos de Europa hacen cábalas sobre el precio que pueden estar dispuestas a pagar las boyantes compañías de telecomunicaciones por explotar el nuevo mercado de la telefonía móvil multimedia (UMTS). En España se pagaron 86.000 millones de pesetas por cuatro licencias adjudicadas por concurso y en el Reino Unido se ofrecen ya, en subasta, más de seis billones por cinco de ellas. La puja británica ha abierto los ojos a otros Gobiernos menos apresurados que el español, pero ha alertado a las operadoras sobre el coste que puede alcanzar el derecho a explotar la tecnología sobre la que confluirán los móviles e Internet a partir del año próximo.

El Gobierno laborista británico ha descubierto al resto de las cancillerías europeas un filón: la concesión, por subasta o concurso técnico, de licencias de telefonía móvil multimedia a las compañías de telecomunicaciones. Con la subasta de cinco de ellas, el Tesoro británico espera ingresar más de seis billones de pesetas -entre cuatro y seis veces sobre las previsiones- y es la envidia de otros Gobiernos. Italia, Francia y Alemania han anunciado que revisarán los sistemas de adjudicación, ya sean subastas o concursos, con un único fin: hacer más caja.En los próximos años está previsto que se concedan hasta 60 licencias UMTS, según el organismo que agrupa a 160 compañías interesadas en su desarrollo, el UMTS Forum. Y con esa perspectiva, las grandes operadoras han pedido a la Comisión Europea que ponga orden en los procesos. Bruselas está convencida de que la tecnología UMTS permitirá a Europa alcanzar a EE UU en el desarrollo de Internet y pretende sacar partido. En Europa, con un ritmo de crecimiento del 94%, había 153 millones de usuarios de móvil al final de 1999 frente a los 86 millones de EEUU, según PriceWaterhouseCoopers. El UMTS sumará 120 millones en el 2004.

Las compañías advierten que si se exige un peaje de entrada a los mercados excesivamente alto, será insostenible la inversión en redes. Los defensores de la subasta y los peajes explican que es el método más transparente y que transfiere recursos al Estado a cambio de la cesión de uno de sus escasos bienes: el espectro radioeléctrico. España y Finlandia, los dos únicos países que ya han otorgado licencias, asisten atónitas al debate y defienden que el concurso basado en criterios técnicos que utilizaron es preferible porque garantiza que los ganadores apoyarán la nueva tecnología con inversiones. Así está el debate:

- Bruselas. La Comisión reitera que los gobiernos "tienen libertad" para elegir subasta o concurso. "Es una cuestión puramente nacional", afirma el portavoz de Empresa y Sociedad de la Información en el Ejecutivo comunitario, pero reconoce que el UMTS "es una oportunidad vital para que Europa se ponga al frente en la sociedad de la información". El Colegio de Comisarios tiene previsto adoptar el próximo miércoles una comunicación en la que propone las orientaciones sobre la futura regulación del mercado de telecomunicaciones, incluida la telefonía UMTS, informa Sandro Pozzi.

- Reino Unido. El Ejecutivo británico se frota las manos. Trece grupos iniciaron la subasta el 6 de marzo y sólo siguen los británicos BT, Vodafone, Orange, NTL y One2One (controlado por Deutsche Telekom) y el canadiense TIW. La puja, que suma ya 6,2 billones, sigue hasta que queden cinco jugadores. Analistas y organizaciones de consumidores empiezan a creer que la disparatada subasta puede mermar las futuras inversiones y la oferta de servicios y obligar a una subida de tarifas para amortizar lo pagado, informa Lourdes Gómez.

- Alemania. El plazo para inscribirse en la subasta vence el próximo viernes y se prevé una puja aún más fuerte y costosa que la del Reino Unido. Dependiendo del rumbo que tome el proceso, se concederán entre cuatro y seis licencias. La Comisión Reguladora de Telecomunicaciones ha renunciado a reservar una licencia para las operadoras que aún no operan en la telefonía móvil alemana, pero ha obligado a las firmas ya activas -T-Mobil, Mannesmann Mobilfunk, E-plus y Viag Interkom- a permitir a las nuevas el acceso a sus redes. La subasta se prevé antes del verano, informa Ciro Krauthausen.

- Francia. El Gobierno francés abrirá antes de la segunda de semana de junio la inscripción de candidaturas a cuatro licencias UMTS, que se concederán en el primer trimestre del 2001. Los tres operadores móviles existentes: France Télécom, Cegetel (que incluye a la británica BT y a la estadounidense SBC) y Bouygues Telecom (con el 10,78% de Telecom Italia) parecen tener una asegurada. Telefónica, que se retiró del Reino Unido porque la apuesta hacía poco rentable la inversión, anuncia que participará. Probablemente, el Gobierno prohibirá que una sociedad tenga más del 10% del capital en dos grupos aspirantes. El ministro de Economia, Laurent Fabius, va a proponer que establezca un derecho de entrada a las adjudicatarias, lo que le permitiría ingresar decenas de millones de francos. Además, el Estado francés percibiría un canon anual, informa José Luis Barbería.

- Italia. El Gobierno italiano aseguró el miércoles que aún no ha decidido el procedimiento para conceder cinco licencias a final de año. Anunció un concurso, en revisión, con una estimación de ingresos de 350.000 millones de pesetas.

- Portugal. El Instituto de Comunicaçoes de Portugal confirmó que el concurso de cuatro licencias se convocará en el tercer trimestre. El servicio estará operativo en enero del 2002. Son candidatas Portugal Telecom, participada por Telefónica, la española Jazztel y Telecel.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana