Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair reducirá su jornada laboral para ocuparse de su cuarto hijo en mayo El primer ministro cederá una foto del bebé y pide tranquilidad a la prensa

Después de pensarlo mucho, el líder laborista británico Tony Blair, que será padre por cuarta vez el próximo 24 de mayo, ha decidido reducir su jornada laboral pero sin tomarse un auténtico permiso de paternidad. Enfrentado al embarazo más político del Reino Unido en los últimos 150 años -el tiempo hace que Downing Street, su residencia oficial, no recibe un bebé-, Blair ha decidido zanjar una cuestión que le persigue desde que se supo que su esposa Cherie estaba embarazada. Para desilusión de las organizaciones en defensa de la familia, ayudará en casa pero sin soltar las riendas del poder."Tengo un país que dirigir, algo que ni siquiera dejo de hacer durante las vacaciones. Desde luego que estaré más con Cherie, pero hay que ser sensatos. No puedo desconectar el teléfono y desentenderme en caso de que haya una crisis nacional o incluso mundial", ha dicho al rotativo The Observer. En la primera entrevista donde admite haber tomado por fin una decisión al respecto, publicada ayer, el primer ministro británico reconoce también que el nacimiento de su nuevo hijo le abruma y deleita por igual. Su mujer es una abogada de prestigio que no ha dejado de trabajar y le ha acompañado en sus viajes oficiales en plena gestación. Él sabe que debía corresponder adecuadamente y dar ejemplo de padre moderno. El problema, que le ha quitado el sueño sobre todo en los últimos meses, era encontrar una fórmula intermedia que contentara a todos.

"Cuidar bien a un hijo es mucho más difícil y duro que cualquier otra de las cosas que hago y reduciré mis obligaciones. Me ocuparé de los asuntos más urgentes y dejaré los detalles en manos de otros". Blair considera ineludibles: "la reforma sanitaria, el control de las drogas, Irlanda del Norte y la situación en la nueva Cámara de los Lores". Preocupado además del efecto que la persecución de los fotógrafos en sus otros hijos, Blair ha pedido ya mesura a la prensa nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de abril de 2000