Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós a la Bodega Bohemia

Mario lleva la friolera de 40 años viviendo en una pequeña habitación en el cuarto piso de una casa sin ascensor, en Barcelona. Hasta hace poco, vestía como un hombre de día y, por la noche, se transformaba en mujer para trabajar en un local nocturno de la ciudad. Mario es transformista y, junto a otros artistas maduritos todos ellos, actuaba en la Bodega Bohemia antes de que cerrara sus puertas. El documental Yo soy así, de la directora holandesa nacida en Madrid Sonia Herman Dolz, narra la historia de Mario y de los últimos días del histórico establecimiento del barrio chino. El filme, exhibido en cines de Europa y no estrenado jamás en España, se presenta hoy en la Sala Apolo, dentro del programa Cine Ambigú, en dos únicas sesiones, a las 20.30 y a las 22.30 horas.Sonia Herman Dolz es una reconocida documentalista en Holanda, donde vive y donde dos de sus anteriores largometrajes, Romance de valentía (1992), sobre el mundo de los toros, y Lágrimas negras (1997), que narra una gira de La Vieja Trova Santiaguera por Europa, han cosechado grandes éxitos. Pero en España, esta mujer de 37 años, hija de barcelonesa y peruano, no ha conseguido distribución para sus obras, que se han podido ver en foros reducidos.

Yo soy así no sólo retrata a los artistas de la Bohemia, también a su último propietario, Enrique, que es como una especie de padre para los miembros de esta extraña galería de personajes que pululaban por la bodega, entre ellos un fontanero cantante, varios travestidos -el mayor de ellos de 77 años- y hasta un imitador de Antonio Machín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 2000