ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 3 de febrero de 2000
LA ULTRADERECHA EN EUROPA

La colaboración de los conservadores con Haider divide a la derecha en el Parlamento Europeo

  • La Eurocámara considera que el caso austriaco "legitima a la extrema derecha en Europa"

El acuerdo de Gobierno entre conservadores y extrema derecha en Austria parece haber sembrado la semilla de la discordia en el seno de la Unión Europea. El Parlamento Europeo vivió ayer un debate de alta tensión, lleno de pasión política, que dejó al descubierto la terrible fractura que vive el Partido Popular Europeo (PPE). Mientras su portavoz parlamentario, el alemán Hans-Gert Pöttering, apoyó a sus colegas austriacos, los conservadores del sur se desmarcaron y los españoles anunciaron que pedirán la suspensión de militancia de los austriacos en el PPE.

Hacía años que el Parlamento Europeo no vivía una tarde como la de ayer. Todos pusieron su granito de arena. La presidencia portuguesa al ratificar sin ambages la decisión de los Catorce de sancionar políticamente a Austria si acaba gobernando la extrema derecha. La Comisión al confirmar su voluntad de ejercer de contrapeso institucional entre unos y otros. Pero sobre todo los portavoces de los grupos políticos, que por una vez mostraron pasión natural en el debate.Fue el alemán Hans-Gert Pöttering quien avivó las llamas de la polémica al defender con autoritarismo el derecho de sus colegas austriacos a pactar con Jörg Haider y al responsabilizar a los socialistas de la ruptura de la coalición que gobernaba el país. "Esperamos que un gobierno bajo la dirección del Partido Popular austriaco pueda defender los principios y valores del Partido Popular Europeo", dijo. Y lanzó un mensaje de agradecimiento a la Comisión ("Estamos con usted cuando dice que es la guardiana de los Tratados") y otro de reproche a los Catorce países que quieren presionar a Austria ("No queremos una Europa del aislamiento. Queremos unir a los pueblos de Europa").

El portavoz de los socialistas europeos, Enrique Barón, abrió su parlamento expresando su "total apoyo a la declaración de la presidencia y 14 Estados miembros". Lanzó un dardo a la Comisión ("Prodi habló de la Comisión como de un Gobierno de Europa. Pero para gobernar hay que tener más nervio y más coraje") y defendió a sus colegas socialistas austriacos ("también a mí me llamaron traidor a mi patria, eso era lo que pensaba el general Franco").

También verdes y liberales criticaron a conservadores y extrema derecha. "Apoyamos el espíritu y la intención política" de los Catorce, dijo el líder liberal Patt Cox. "Desearíamos que condenara en nombre de su partido la alianza con un partido de extrema derecha y complaciente con el nazismo", dijo el verde Lanois.

Pöttering quedó desautorizado por el proyecto de resolución pactado entre socialistas y populares y que será votado hoy. El texto condena la alianza porque "legitima a la extrema derecha en Europa". Y tuvo que oír críticas de otros diputados de sus propias filas. Como las del popular español Alejo Vidal-Quadras, que denunció con vehemencia que "la asunción de la etnia como factor definidor de una nación y la afirmación de la superioridad de una etnia sobre las demás (...) resucita viejos espectros de un siglo que algunos historiadores han definido como el siglo de los horrores" y expresó la plena sintonía de los populares españoles con la declaración de la presidencia portuguesa.

Suspensión de militancia

El jefe de los populares españoles en la Eurocámara, Gerardo Galeote, admitió que el grupo parlamentario popular europeo está dividido entre los partidarios del acuerdo austriaco (alemanes, británicos y en parte los diputados nórdicos) y los detractores (españoles, franceses, griegos, portugueses, italianos y los tres del Benelux). Galeote afirmó que los populares españoles pedirán la suspensión de militancia de los austriacos en el PPE en la reunión que el buró político de este partido celebrará en Bruselas el próximo día 10 y admitió que el asunto se tratará informalmente este fin de semana en Madrid en los debates políticos que reunirán el viernes y el sábado a toda la cúpula del partido conservador europeo. "Entre los apoyos que ya tenemos, la ausencia de los británicos porque están en el grupo parlamentario pero no en el partido, y la incorporación de los países de Europa del Este habrá una mayoría suficiente para aprobar esa medida", vaticinó.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana