ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 6 de enero de 2000

El PP no logra cumplir dos de sus tres primeros retos en el Ayuntamiento de Vitoria

  • El PNV y EA acusan a Alfonso Alonso de "paralizar la ciudad"

El Ayuntamiento de Vitoria ha entrado en el año 2000 con casi los mismos retos pendientes que tenía medio año atrás. El alcalde popular, Alfonso Alonso, se marcó el pasado 27 de agosto tres objetivos urgentes y se comprometió a solucionarlos antes de final de año. Transcurrido ese tiempo, sólo ha podido encauzar uno de ellos. El Ayuntamiento ha alcanzado un acuerdo con los dueños del suelo por donde se extenderá la ciudad, pero aún carece de un plan general con el que ordenar esa expansión y de los presupuestos de este año.

El retraso de los planes del Partido Popular han servido a la coalición PNV-EA para atacar al alcalde y a su equipo. La portavoz nacionalista, María Jesús Aguirre, acusó ayer a Alonso de "paralizar la ciudad" y aseguró que demostrará que "se han perdido estos últimos seis meses".La prioridad absoluta para el PP radicaba en sacar adelante el Plan General antes de que terminara 1999. Tras haber criticado al anterior alcalde, José Ángel Cuerda, por su tardanza en tramitarlo, el PP se propuso aprobar inicialmente el plan, "con o sin el convenio" de Salburua y Zabalgana, de forma urgente. Al final, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) incluirá el convenio, pactado recientemente con los dueños particulares de esas zonas. Pero la negociación de este documento ha retrasado el proceso.

De este modo, el PGOU está aún en fase de redacción y, según fuentes municipales, no podrá presentarse hasta febrero. Después deberá pasar el trámite de la aprobación provisional en el Ayuntamiento y necesitará otro medio año hasta su visto bueno definitivo por la Diputación alavesa. Según la oposición, esto provocará una nueva subida en los precios de la vivienda. Además, los nacionalistas introducen una nueva crítica. Aseguran que el acuerdo con los propietarios del suelo contiene una cláusula que copia un decreto de 1972 aún vigente, donde se establecen sanciones en caso de incumplir los plazos de construcción. "Es predemocrático y de dudoso cumplimiento", precisan.

El otro asunto que ha quedado pendiente al equipo de Alfonso Alonso es la elaboración de los primeros presupuestos que debe aprobar en la legislatura. El alcalde se comprometió en agosto a "presentarlos a lo largo del otoño" y "sacarlos adelante antes del fin de año". Aquel compromiso supuso un desafío al pasado, porque el Ayuntamiento de Vitoria, en la etapa democrática, nunca ha aprobado sus cuentas en el plazo establecido.

Sin borrador

Los compromisos de Alonso, no obstante, han decaído con el tiempo. Ya no sólo no se han aprobado los presupuestos del año 2000, sino que ni siquiera se ha presentado un borrador al resto de los grupos. Según el PP, ha influido en cierta manera la indefinición que se ha producido en la Diputación de Álava, donde al final el presupuesto ha quedado prorrogado. El PNV y EA entienden este retraso como "un fracaso" y pronostican que el presupuesto no se aprobará hasta abril.

A las cuestiones anteriores los nacionalistas añaden críticas a la política social del PP: "Estamos en la entrada de una etapa negra, porque se están dejando morir proyectos anteriores, que eran prioritarios", declaró Aguirre. También recuerdan que el equipo de gobierno de Vitoria ha dejado pasar el cambio de año sin cumplir otro objetivo: tomar la decisión de si sigue adelante o no con el proyecto para construir un parque temático de medio ambiente, cuyo estudio de viabilidad dispone desde julio.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana