ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 13 de noviembre de 1999

Detenido un miembro de Ultras Sur que apuñaló a un joven hace 10 años

  • El hincha huyó de la justicia poco antes de ser condenado a una pena de ocho años de prisión mayor

La policía detuvo ayer en Zaragoza a Alberto Matesán, de 29 años, un antiguo miembro de Ultras Sur (grupo de hinchas violentos del Madrid) sobre el que pesaba una orden de búsqueda y captura y al que se le había impuesto una pena de ocho años de cárcel por el apuñalamiento en Madrid de Daniel García Ferreiro. El acusado fue juzgado en 1992 y llevaba huido desde entonces. En el incidente por el que fue condenado participaron otros dos ultras sur, uno de ellos Álvaro Cadenas, que hace apenas un mes fue detenido en Majadahonda por agredir a un agente; la policía le requisó entonces 138 entradas para el partido de Liga Madrid-Deportivo.

Alberto Matesán García, apodado el Alberto y vigilante de obra de profesión, sobrevivó los últimos años con documentación falsa por distintos países de Suramerica y ciudades de España para esquivar el acoso policial. Permanecía dos o tres meses en cada sitio y cambiaba de residencia. Hace 15 días llegó a Zaragoza. Alquiló un piso y consiguió empleo en una empresa de trabajo temporal. Ése fue su error. La policía dio con él y ayer le detuvo en plena calle. Matesán confesó su verdadera identidad sin oponer resistencia. Y según revelaron los agentes, hasta se le notó aliviado, con el gesto propio de quien está harto de tanta fuga y que, en el fondo, se ha quitado un peso de encima.El suceso por el que estaba acusado ocurrió la madrugada del 26 de noviembre, horas después del partido Real Madrid-Zaragoza, en una zona de copas del barrio de Argüelles de Madrid (los bajos de Aurrerá). Según la Jefatura Superior de Policía de Madrid, un grupo de cinco Ultras Sur discutió con el camarero de un bar en la calle Hilarión Eslava. El empleado del establecimiento se había enfrentado a los Ultras Sur porque éstos habían roto a patadas los faros del coche de unas amigas, que les habían recriminado que estuvieran sentados encima.

Posteriormente, Carlos Alberto Matesán García atacó a Daniel García Ferreiro, de 23 años, y a Íñigo Abrego Amezqueta, de 20, a quienes infirió una puñalada en el estómago y un fuerte golpe en la cabeza con un puño americano.

Los agresores huyeron de la zona para evitar su detención, pero regresaron una hora más tarde y entonces apuñalaron a Valentín Sánchez Jiménez, de 27 años, que fue atendido de un pinchazo en la axila y de cortes en la cara y el cuello. Los facultativos del Samur que atendieron a la víctima indicaron entonces que había salvado su vida por un centímetro, ya que el acero del cuchillo le rozó el corazón.

Tras varios días de investigación, agentes de la comisaría de Chamberí identificaron como supuesto miembro del grupo agresor a Eduardo Fernández Díaz, alias El Calipo, también Ultras Sur, que declaró a los agentes que además pertenecía a una secta satánica que le gustaba frecuentar de noche cementerios y sacrificar a animales.

Dos días después, la policía arrestó a Álvaro Cadenas Rodríguez, actual líder de los Ultras Sur, por su participación en las agresiones de Argüelles. Éste ya fue detenido en 1988 en Oviedo bajo la acusación de agredir con arma blanca a un joven tras un partido del Madrid.

El 14 de diciembre fue detenido en su domicilio del barrio de Tetuán el presunto autor del apuñalamiento, Alberto Matesán, que entonces carecía de antecedentes penales. Tres años después, Matesán fue juzgado en la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de homicidio frustado y dos de lesiones. La sentencia le condenó a ocho años de prisión mayor. Pero él ya había huido.

Desde entonces, sobre el hincha violento pesaba una orden de búsqueda y captura. Ayer, 15 días después de llegar a Zaragoza, alquilar un piso y encontrar empleo en una empresa de trabajo temporal, Alberto Matesán García fue detenido.

Su amigo Álvaro Cadenas, que participó en los hechos por los que Matesán estaba buscado, permanece en prisión desde octubre. Fue detenido en una zona de copas de Majadahonda (Madrid), que estaba en fiestas, por agredir a un policía municipal que trató de identificarle. En comisaría, a Cadenas se le requisaron 138 entradas de un partido de Liga que debía jugarse en el Bernabéu. Aún no se sabe cómo logró adquirirlas.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana