ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 5 de octubre de 1999

El líder "tory" británico promete que la libra no se rendirá ante el euro

  • Blair aplasta a Hague en todos los sondeos
Londres / Blackpool 5 OCT 1999

Debilitada por rivalidades internas y navegando a la deriva en todas las encuestas por falta de audacia, de proyectos concretos y de un liderazgo carismático, la oposición conservadora inició ayer en su congreso anual la búsqueda de una estrategia común para arrebatar el Gobierno a los laboristas. En su intervención, el líder de los tories, William Hague, presentó su manifiesto -titulado Revolución del sentido común- y pronunció una encendida defensa de la libra esterlina frente a la tentación del euro.

La fría ciudad costera de Blackpool, tradicional sede de conferencias políticas, iba a convertirse esta semana en la plataforma de lanzamiento de los tories. Pero no va a ser así. La ofensiva de Hague para mejorar la imagen de su partido en las encuestas -la última de Gallup le sitúa 25 puntos por detrás de los laboristas de Tony Blair- se ha transformado en una exhibición de las profundas divisiones internas.Los ejemplos son muchos y recientes: el ex primer ministro, John Major, critica con dureza en unas memorias de próxima aparición a su antecesora en el cargo de primer ministro (acusa a Margaret Thatcher de "autoritaria"); la propia Dama de Hierro arremete sin piedad contra Hague, al que tilda de "wee-wee Willy" -calificativo de imposible tradición que hace mofa de su estatura política y anatómica-, y la esperanza de los conservadores, Michel Portillo, se ha autodescartado para metas mayores por el reconocimiento de una relación homosexual de juventud.

Ansioso por demostrar decisión y coraje ante la agresiva y enfrentada vieja guardia -que le califica de pusilánime-, Hague planteó ayer, en el día de la inauguración de la conferencia, su manifiesto para un cambio radical en la sociedad británica. Hague aprovechó la presentación para atacar a Blair, cuyo Gobierno calificó de "arrogante e hipócrita". "Nuestra revolución del sentido común ofrece algo muy diferente a las promesas rotas de los laboristas", declaró Hague, quien fue aplaudido con entusiasmo por la audiencia cuando manifestó su apoyo a la moneda nacional: "No vamos a abolir la libra esterlina", dijo en línea con la línea mayoritaria de partido, opuesta a la entrada del Reino Unido en la Unión Económica y Monetaria europea (UEM).

Entre los cerca de 60 puntos que comprende la Revolución del sentido común destaca la propuesta de recortes de impuestos, con ventajas fiscales para los matrimonios. Además, aboga por la reducción del gasto público, con una Administración más pequeña, el combate contra la corrupción y la abolición de las llamadas Agencias de Desarrollo Regional (cuya misión es impulsar el desarrollo de las regiones desfavorecidas dentro del Reino Unido). Asimismo figura una propuesta de reforma del sistema de educación pública, que ofrece a los padres de los alumnos la capacidad para destituir al director de una escuela si están descontentos con su gestión.

Pese a todo, el liderazgo de Hague en el Partido Conservador no parece amenazado, descartado el regreso a la arena política de Portillo. Según dos sondeos de opinión, uno publicado por The Guardian y otro por The Daily Telegraph, una gran mayoría de los conservadores no consideran a Portillo como un posible sustituto de Hague al frente del partido, debido a su pasado juvenil.

La escasa relevancia de los conservadores en las encuestas nacionales -la última les otorga un 29% frente al 52% de Blair-, y la ausencia de carisma de Hague, han hecho de él un líder de circusntancias.

Sin embargo, en la encuesta realizada por The Daily Telegraph el ex ministro de Economía Ken Clarke y el último gobernador británico en Hong Kong, Chris Patten, aparecen como potenciales rivales al frente del partido. Asimismo, Hague afronta también la amenaza de deserción de los más europeístas de su partido, que podrían unirse al Partido Liberal Demócrata, con el que comparten el convencimiento de que el Reino Unido debe entrar en la UEM.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana