ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 15 de agosto de 1999

El Gobierno británico pide asesoría legal para liberar a Pinochet si su salud empeora

Sus médicos sostienen que la artritis y el "estrés" podrían dejar inválido al ex dictador

La salud del ex dictador Augusto Pinochet vuelve a ser motivo de discusión en el Reino Unido. Si su estado empeorase, Jonathan Sumption, un abogado británico miembro del Consejo de la Reina -cuerpo honorario de su profesión- ha aconsejado a Jack Straw, titular de Interior, que solicite a las autoridades españolas la retirada de la petición de extradición. Y si España no admitiera esa solicitud de Straw, el propio ministro de Interior podría ordenar la puesta en libertad de Pinochet haciendo uso de los poderes discrecionales de que dispone.

Según el rotativo The Independent, Straw se habría asesorado para saber qué hacer en caso de que el ex dictador se pusiera grave de repente. Fuentes del propio ministerio han subrayado, no obstante, que el ministro trata sólo de estar preparado para cualquier eventualidad. "Únicamente los seguidores de Pinochet lo presentarían como una forma de evitar la extradición misma", aseguran las citadas fuentes.La salud del senador vitalicio ha sido objeto de profundo análisis en los últimos días en la prensa del Reino Unido. Las opiniones médicas, además, configuran ya una parte sustancial, si no la más importante, de la presión ejercida por los colaboradores de Pinochet, con su hijo a la cabeza, para lograr su vuelta a Chile.

"Múltiples dolencias"

Un informe firmado por su médico particular, Helmuth Hernández así como por su colega británico, Michael Loxton, fue remitido esta misma semana a Interior como parte de las pruebas reunidas por el entorno del general para apoyarle.En sus notas, ambos médicos enumeraban las "múltiples dolencias" que le aquejan, entre ellas diabetes, problemas cardiacos, asma y artritis en la rodilla. Este último padecimiento, unido al estrés que soporta, podría "dejarle inválido", según su hijo menor, Marco Antonio Pinochet. Al estar sujeto a una silla de ruedas, su circulación se resentiría y con ella el corazón.

De momento, sin embargo, el despacho de abogados que representa a su padre, Kingsley y Napley, no tiene previsto esgrimir sus achaques como argumento legal para su liberación.

Para Amnistía Internacional, el consejo pedido por el ministro Straw no debería interponerse en los trámites de la extradición. "Interior siempre ha dicho que la política no interferirá en la decisión definitiva, y de carácter legal, que tome su titular", ha recordado Geoffrey Bindman, abogado del grupo de derechos humanos. En su opinión, no hace falta mencionar más la salud de Pinochet hasta que los trámites de la extradición hayan sido completados. Es decir, "justo antes de que comience el juicio".

Obligado a investigar

Los juristas británicos han recordado, de todos modos, que el Reino Unido está obligado a investigar las alegaciones de tortura incluidas en la causa española, incluso si Madrid la retirara. Como Amnistía Internacional ha pedido que se indague la desaparición del ciudadano británico William Beausire en 1975 en Chile, Scotland Yard está en disposición de ordenar las correspondientes pesquisas.La extradiciones solicitadas por Francia y Suiza, paralizadas mientras está en curso la española, tendrían que ser asimismo atendidas por la Fiscalía británica General del Estado.

Por otro lado, el comandante en jefe de la Armada de Chile, Jorge Arencibia, dijo ayer que la institución se enfrentaría a una situación "muy compleja" con el proyecto de construcción de dos submarinos Scorpene en los astilleros españoles si Pinochet es extraditado a España.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana