ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 6 de junio de 1999

Soto del Real, o "la punta del iceberg" de las denuncias

No hay paños calientes ni tibieza para Soto del Real en la memoria de la fiscalía madrileña. "Desde su entrada en funcionamiento, el centro de Soto del Real se ha caracterizado por su mal funcionamiento en general. En la actualidad, a pesar de la buena voluntad de su director, es una cárcel en la que concurren dos circunstancias condicionantes de un futuro extraordinariamente negativo: la superpoblación en relación con sus disponibilidades, con el problema añadido de concurrencia de presos preventivos con condenados, de jóvenes y de mayores, y reincidentes con primarios; la carencia no sólo de funcionariado suficiente, sino también convenientemente preparado, toda vez que está compuesto por un gran número de personal en prácticas".Los fiscales de vigilancia penitenciaria extraen un rosario de consecuencias indeseables de tales factores. Citan los "graves retrasos" en la verificación de los informes para la tramitación de los expedientes de vigilancia penitenciaria, y los"retrasos gravísimos" en la tramitación de los permisos ("los concedidos en julio se han remitido para su aprobación en septiembre, por lo que muchos reclusos se han visto impedidos de su disfrute"). Y, por añadidura, "se demoran insufriblemente los recursos de los internos".

La memoria no ahorra detalles del caos: "Están constatadas las malas relaciones entre el director y alguno de los componentes de la junta de tratamiento". Todo esto, según la memoria, brinda un caldo de cultivo para hechos indeseables. "Se producen situaciones propicias para las denuncias por malos tratos, aun cuando muchas de ellas carezcan de veracidad. Del mismo modo se han producido autolesiones para denunciar malos tratos (ideándose la técnica de hincharse el rostro inflándolo a través de las encías)".

Conflictividad patente

La fiscalía suma y sigue en este listado de males en este presidio. Reseña la "conflictividad patente" en los módulos de aislamiento de Soto del Real. El escrito señala que es de las pocas prisiones españolas donde durante 1998 se desató una huelga de hambre de los presos en aislamiento para reivindicar mejoras.Y censura que en tales dependencias se hallen presos extremadamente peligrosos sin que se les haya programado tratamiento alguno. La memoria de la fiscalía cita, además, dos fallecimientos por sobredosis, deficiencias en las instalaciones y carencias de materiales.

El extenso capítulo de la descripción de anomalías en Soto del Real se cierra con un severo interrogante. "Los fiscales, ante este estado de cosas no dejan de preguntarse si los hechos referidos no son sino la punta de un iceberg".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana