ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 6 de junio de 1999
GUERRA EN YUGOSLAVIA Acuerdo de Paz

Los generales serbios piden tiempo para consultar con Belgrado la capitulación

La reunión entre la delegación de la Alianza Atlántica y los yugoslavos se reanuda hoy

La capitulación del Ejército serbio deberá esperar, al menos, hasta hoy. La delegación militar yugoslava, presidida por el general Blagoje Kovacevic, y los representantes de la OTAN, encabezados por el general Michael Jackson, se reunieron ayer a mediodía, con casi tres horas de retraso, en el destartalado Café Europa 93, cerca de la localidad de Blace, en la frontera entre Kosovo y Macedonia, del lado de este último país. Cinco horas más tarde, la delegación yugoslava pidió un receso, pero finalmente se anunció que la reunión continuará hoy a partir de las ocho y media de la mañana.

Los yugoslavos se aproximaron en tres coches negros. Emergieron con rostros sombríos, tratando de no ser fotografiados en condiciones tan ignominiosas. Según fuentes aliadas, la reunión empezó con retraso porque las dos delegaciones no se encontraron. Habían fijado un enclave junto a la población fronteriza General Djovanovic, en una zona que es prácticamente tierra de nadie. Pero unos fueron a un punto y otros, a otro. Tras diversas comunicaciones telefónicas, acabaron acercándose mutuamente hasta que al final sólo les separaban cincuenta metros de distancia. El general yugoslavo pidió al aliado que fuese hasta su puesto, porque no se sentía seguro. Jackson consultó a sus superiores, que le autorizaron el movimiento, considerando que no tenía mayor trascendencia.En un principio, el retraso fue atribuido a que Jackson rechazó el nivel de la delegación que Belgrado envió para formalizar su capitulación tras 74 días de bombardeos. La Alianza echó la culpa al lado yugoslavo, diciendo que inicialmente tuvo como interlocutores a un grupo de militares sin la graduación esperada que discutieron sobre el lugar donde debían celebrarse las conversaciones.

La delegación yugoslava estuvo presidida por un oficial de alto rango, el teniente general Blagoje Kovacevic, subjefe del Estado Mayor del Ejército yugoslavo; por el general del cuerpo de policía Obrad Stevanovic y por un portavoz del Ministerio de Exteriores, Nebojsa Vujovic. Otro subjefe del Estado Mayor de las fuerzas yugoslavas, el general Svetozar Marjanovic, del que la OTAN había anunciado que sería el interlocutor de Mike Jackson, no se presentó a la cita, sin que se conozcan las causas de su sustitución.

En Bruselas, fuentes de la OTAN informaron de que el jefe del Estado Mayor de las fuerzas yugoslavas, Dragoljub Ojdanic, encargado de dar la orden de retirada, estaba al tanto previamente de los puntos principales diseñados por la Alianza para un repliegue cuidadosamente coreografiado. Ojdanic ha sido procesado por el Tribunal de la ONU por crímenes de guerra cometidos por sus tropas en Kosovo, una posible razón para explicar que no traspasase la frontera para entrar en Macedonia.

Cuando llegaron al Café Europa 93, el general Jackson ya estaba instalado en la cabecera de una gran mesa llena de mapas. No se permitió la entrada de periodistas a la reunión y se desconoce si hubo saludo militar o si los victoriosos duplicaron la humillación sobre los vencidos tratándolos como civiles. Acompañaban a Mike Jackson oficiales de Estados Unidos, Finlandia, Francia, Alemania e Italia.

El exterior estaba tomado por dos brigadas aliadas. Conscientes de que el trámite duraría más de lo previsto, montaron una docena de tiendas de campaña. Estaban rodeadas de vehículos blindados en cuyas torretas se veía a soldados británicos e italianos con binoculares, escudriñando el montañoso paisaje donde hasta hace poco actuaban francotiradores serbios.

Cinco horas y media más tarde, la delegación yugoslava abandonó el Café Europa 93, seguida de los mandos aliados, y se informó de que los primeros habían pedido un receso para consultar con Belgrado. Sin embargo, un par de horas más tarde fuentes de la OTAN comunicaban que la reunión continuará hoy a las ocho y media de la mañna en el aeropuerto de la localidad fronteriza de Kumanovo, en Macedonia, ya que "la parte yugoslava quiere realizar consultas".

A lo largo de la tarde, la OTAN fue informando de que las conversaciones se desarrollaban dentro de un ambiente "profesional entre militares". "En la reunión se están determinando todos los detalles sobre la retirada del Ejército y la policía de Kosovo para que no haya nuevos malentendidos", explicó la comandante aliada Trey Cate.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana