Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los usuarios de la línea 9 del metro se quejan del horario y la escasez de trenes

Los usuarios de las estaciones por las que pasa la línea 9 del metro, que une Arganda y Madrid, están satisfechos con la llegada del suburbano, pero descontentos con el horario de cierre del servicio (a las diez de la noche) y con la frecuencia de paso de los trenes (uno cada 27 minutos los fines de semana y cada 12 minutos los laborables).Los usuarios consultados por este periódico reconocen, sin embargo, que la llegada del metro a estas zonas de la región madrileña ha sido positiva, dado que se trata de un medio de transporte más cómodo y rápido que el autobús. También destacan que el metro está paliando los grandes atascos que sufre la N-III.

María, usuaria de la línea 9 y estudiante de tercero de derecho de la Universidad Complutense, se felicita por el gran ahorro de tiempo que le ha supuesto la llegada del suburbano a su ciudad. En cambio, no entiende "por qué se cierra el metro a las diez de la noche".

Las opiniones sobre el precio del billete (410 pesetas cuesta el trayecto entre Arganda y Madrid) son dispares, dependiendo de si el usuario utiliza o no abono transporte. Quienes no lo tienen y utilizan billetes sencillos (cada uno cuesta 410 pesetas) consideran el precio "excesivo". El trayecto en autobús hasta la capital vale 280 pesetas.

Pese a todo, los usuarios de Arganda y Rivas se han volcado con el metro. Responsables de las dos empresas de transporte por carretera que operan en Arganda afirman que la demanda de viajeros ha descendido entre un 40% y un 50% desde que entró en funcionamiento la línea 9.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 1999