Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Crítica:CLÁSICA

Resonante triunfo de la música búlgara

Después del interesante programa dirigido por José Luis Temes dentro del ciclo La paz y la guerra en el arte, con un estreno de Miguel Franco y la reposición del Planto, de Cristóbal Halffter, el maestro iraní Alexander Rahbarí nos ofreció, junto a una nueva lectura -la cuarta en esta temporada, si no me equivoco- de la Sinfonía de Leningrado, de Shostakóvich, el breve monodrama de Schönberg Un superviviente de Varsovia y el Concierto para piano número 3, de Pancho Vladiguerov (Zúrich, 1899-Sofía, 1978), brillante personalidad de la música búlgara.El Concierto en Si Bemol, opus 31, data de 1937 y su conexión con el tema del ciclo es algo así como una meditación, transida pero aún no trágica, sobre la guerra civil española y la mundial que preludiaba. Otros creadores búlgaros, como el novelista Dimitar Dimov o el poeta Nikola Vapsarov, se conmovieron con nuestro drama nacional y lo trataron en la narración o la rima, como informa puntualmente Miguel Bustamante en su competentísimo comentario.

Orquesta Sinfónica de RTVE

Director: A. Rahbarí. Solista: M. Gurkova (pianista). Obras de Schönberg, Vladiguerov y Shostakóvich. Teatro Monumental. Madrid, 30 de abril.

No hay en la obra de Vladiguerov sino una cita española reconocible por más que sea leve, pero toda la partitura es brillante y de un posromanticismo revisado que evita la repetición del estilo Rachmaninov sin esquivarlo del todo. Excelentemente escrito tanto para la orquesta como para el solista, obtuvo una preciosa, expresiva y virtuosística versión por parte de otra gran artista búlgaro-española, Marina Gurkova-Franco, quien sobre los dones naturales y las perfecciones adquiridas hace música viva y fascinante. Lo demostró tras su triunfo en el Concierto, al decir exactamente como habrían deseado los autores la Habanera, de Ernesto Halffter, y la Canción número 6, de Federico Mompou. Rahbarí renovó su manera clara, encendida y persuasiva y la Sinfónica de RTVE nos dijo mucho de sus grandes posibilidades. Señalemos que con el ingreso de Vladiguerov en nuestros programas, hemos recordado el centenario de su nacimiento.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 1999