ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 26 de abril de 1999

Julio Iglesias pedirá más dinero

Pregunta. Usted considera el descenso del paro un logro exclusivo del PP. Respuesta. Estoy satisfecho de participar en un gobierno que ha conseguido las tasas más altas de empleo de toda la historia democrática. No sólo hemos colmado las aspiraciones de empleo de muchos valencianos sino que hemos contribuido a resolver el paro en Andalucía, Extremadura, dado que hay mucha gente de aquellas comunidades que trabajan aquí de lunes a viernes. P. Supongo que admitirá, al menos, que la buena marcha de la economía ha tenido que ver en la caída del paro. R. Las coyunturas no aparecen si no se crean las condiciones necesarias. De hecho, se ve que la Comunidad despega antes que el resto de España porque empezamos a dar confianza mucho antes. Aquí empezó primero, con el gobierno del PP, a reducirse el paro. P. Hay más empleo, pero no parece de mayor calidad. A pesar de las subvenciones del Consell, la contratación indefinida sólo representa un 10% del total. R. El empleo indefinido es mayor que nunca en la Comunidad. Cuando nosotros llegamos se hablaba de los contratos basura y nuestro plan de empleo estable ha sido importante. Nunca antes había existido esa predisposición por parte de ningún gobierno. Pensar que uno ha contribuido a que más de 200.000 valencianos se hayan dado de alta en la Seguridad Social es algo que nadie nos puede quitar. P. Los sindicatos afirman que la mitad de los parados están sin subsidio desde que gobierna el PP. R. En la Comunidad hay 200.000 parados menos y eso significa que los empleados valencianos están mucho mejor protegidos. De ahí que la oposición y los sindicatos tengan que recurrir a argumentos más sibilinos. P. ¿Cómo cree que acabará el escándalo de la formación profesional, en el que, entre otros, está implicado un cargo público del PP [Luis Espinosa, del Ministerio de Asuntos Exteriores]? R. No soy mago. Pero indudablemente es un tema que me ha preocupado mucho, en el que he intentado colaborar. Estoy convencido de que la Justicia actuará. De lo que me he preocupado es de que esas cosas no ocurran durante el mandato de este gobierno. P. También ha estado ocupado con los cambios de nombre. ¿Qué diferencia hay entre el Procova [de la etapa socialista] y el Ivex [del PP]; o entre los premios Valencia Innovación [socialistas] y los Nova[PP] . R. Nuestro gran acierto ha sido convertir el Ivex en el instrumento de los exportadores. No hemos querido un órgano controlador, como ocurría antes, sino que estuviera al servicio de los exportadores. Ésa es la diferencia. En el caso de los Nova, es un buen momento para decir que hay 1.200 invitados a la gala y que tenemos casi 500 personas en lista de espera. Con el mismo dinero que hacían los socialistas los premios Innovación, nosotros hacemos los Nova y además nos conocen en toda España, gran parte de Europa y del mundo. Antes se gastaban 100 millones de pesetas y yo no recuerdo lo que hacían. P. ¿Le sorprendió la decisión de la Junta Electoral valenciana de suspender la gala? R. Estaba convencido de que al final se impondría la razón; los premios Nova están hoy por encima de la política. Aprovecho la ocasión para invitar a la oposición a que esté presente esa noche. P. No se hubiera ahorrado el susto celebrando antes la gala y no acercándola tanto a la campaña electoral. R. Era una cuestión de días y no dependía de nosotros sino de la Feria de Valencia. P. Entonces, las malas lenguas que le acusan de convocarla lo más cerca posible de los comicios del 13-J no tienen ninguna base ¿no? R. Esos saben poco de elecciones porque el efecto de cara a las elecciones se tiene antes de la campaña, en la que ya todo son truenos. Los expertos saben que, si quisiéramos instrumentalizar los Nova electoralmente, tendríamos que haber celebrado la gala a principios de marzo o de abril. P. En cuatro años ha recorrido medio mundo con las misiones comerciales organizadas por la Generalitat ¿Con qué resultado? R. Hemos pasado los dos millones de pesetas de exportaciones, los valencianos tienen ahora un reconocimiento internacional que antes no tenían, y hay un dato, el más importante, y es que si uno coge el año 1994 o 1995 se da cuenta de que la Comunidad exportaba sólo a 14 países más de 10.000 millones de pesetas. Ahora exportamos más de 10.000 millones a casi 36 países. Eso significa que hemos diversificado nuestras exportaciones y estamos mejor preparados para los momentos de coyuntura desfavorable. P. Resulta irónico que, coincidiendo con una política comercial tan agresiva, la Comunidad cierre 1998 con la tasa de cobertura más baja de los últimos años. R. Si uno coge 1998, a lo mejor acierta, pero si uno coge un periodo más amplio, de 1995 a 1999, se da cuenta de que la Comunidad Valenciana está en uno de sus mejores momentos. Hay una situación muy buena y, sobre todo, un argumento; y es que el proceso de internacionalización de las empresas valencianas no se computa como exportaciones pero sí consolida el tejido económico. P. ¿Las cifras son secundarias, entonces? R. No, me parecen buenas las que hay. En 1998 ha habido por primera vez déficit comercial en España y nosotros hemos seguido creciendo. P. Sólo un 4%. R. Casi un 5%. Eso quiere decir que nuestra estructura exportadora combate mejor las crisis del sureste asiático, etcétera. Y, sobre todo, he oído comentarios de buenos amigos socialistas, de diputados nacionales importantes, que me han dicho que ya les hubiera gustado a ellos hacer lo que nosotros estamos haciendo. Aunque sea en privado. P. En todo caso, la contratación de Julio Iglesias le ha supuesto un gran desgaste político interno. R. Yo creo que no. Al contrario. La oposición se ha desgastado mucho más que el Gobierno teniendo que recurrir a ese tipo de planteamientos. Mientras la sociedad valenciana ha entendido ese proceso, lo ha valorado y sabe que ahora los valencianos somos más conocidos que antes, la oposición ha estado malutilizando la artillería, haciendo que las perspectivas electorales del PP sean mejores que nunca. No ha habido una oposición seria y rigurosa. Me hace gracia que un diputado nacional pida el contrato [Manuel Alcaraz (NE) ha solicitado una copia del contrato de Julio Iglesias al Congreso de los Diputados], cuando ese contrato lo ha sacado toda la prensa. No sé lo que se pretende, pero creo que el coste es mucho mayor para ellos que para nosotros. P. Pero ¿por qué no facilitó el contrato a las Cortes como le pidieron? Se paga con fondos públicos y, por tanto, los diputados tienen derecho a conocer su contenido. R. Nunca hemos ocultado ese contrato, lo único que hemos hecho es que vengan aquí, porque aquí lo tienen a su disposición. Los diputados pueden venir perfectamene a esta consejería, además no está mal que vengan. Aquí han tenido todos los datos, nunca se les ha ocultado. P. El Parlamento parece, sin embargo, el lugar más adecuado. R. Yo fui diputado nacional y no me dejaban entrar en los sitios cuando estaba en la oposición. Siempre he dicho que vengan, que trabajen y yo les facilitaré toda la información. P. ¿Qué beneficios ha tenido la contratación de Julio Iglesias? R. Lo que valoramos en su conjunto es que la estructura exportadora valenciana está más reforzada ahora. Ahora saben que los productos valencianos tienen calidad. Y todo eso lo ha transmitido la única figura internacional que tenemos en España y se llama Julio Iglesias. Los españoles muchas veces despreciamos aquello bueno que tenemos, que el mundo entero valora. Hay una parte que con tal de defender sus pequeños intereses son capaces de matar a cualquiera. Eso es malo. P. El contrato se renovará, pero ¿Por qué cantidad? R. Se renovará, pero lo que parece prudente es pensar bien lo que haremos a partir de ahora. Esta experiencia es buena. Es un momento de análisis y reflexión. P. ¿La cantidad será similar a la que ha cobrado [375 millones de pesetas]? R. Eso no lo sé. Habrá que hablarlo. Pero estoy convencido que [Julio Iglesias] va a pedir más dinero, porque se ha dado cuenta de los beneficios que ha reportado a la Comunidad e intentará pedir más dinero, esa es su obligación. La nuestra es hacerle ver que tiene mucho cariño en la Comunidad y que, por lo tanto, tenemos que pagarle mucho menos dinero.

"Julio Iglesias pedirá más dinero"

P. Él ha dicho que estaba en deuda con la Comunidad. R. Exactamente, y también ha dicho públicamente que lo que le pagaba la Generalitat lo ganaba en Las Vegas en sólo dos noches. P. ¿Le molestaron las malas críticas que los grandes periódicos mexicanos dieron del concierto que ofreció el cantante en aquel país? R. No, porque los que estuvimos allí vimos el entusiasmo que provocó. Creo que hubo algún problema con algunos medios de comunicación que, según creo, pidieron una entrevista a Julio Iglesias y éste no acudió, así que se debieron enfadar. Fueron críticas desacertadas. Las comprendo, pero no las comparto. P. Si digo que los empresarios jamás han recibido tanto dinero de la Generalitat como con ustedes en el gobierno ¿me equivoco? R. Hemos hecho algo muy importante y es utilizar los instrumentos de política industrial y promocional al servicio de los empresarios. Lo que de alguna manera hemos pretendido es estimular a los empresarios, y, sobre todo, en aquellas inversiones estratégicas para la Comunidad. P. En cuatro años ha polemizado con casi todo el mundo: panaderos, sindicatos, azulejeros; por no hablar de la oposición. ¿Por qué tanta crispación? R. En términos generales, hemos mantenido una política de consenso, lo que ocurre es que ha habido, no sectores, sino personas que entendiendo que eran representantes de esos sectores, pedían políticas que no eran adecuadas. En el caso de la polémica con los panaderos, hoy existe gran sintonía con ellos. Ya no vale la política autárquica, lo que hay que hacer es modernizar las panaderías. P. Más polémica. La privatización de las ITV [Inspección Técnica de Vehículos] ha acabado en los tribunales. R. Que yo sepa no hay ningún recurso [una adjudicación está recurrida por el contencioso-administrativo]. Hemos mejorado el servicio y lo que no es de recibo es que los socialistas estuvieran aquí en contra del proceso cuando su partido en Andalucía las había privatizado mucho antes. P. Pero les acusaron de beneficiar a ciertos grupos privados. R. Algunos dijeron que se lo habíamos dado a amigos del PP. Cuando me lo preguntaron [en el Parlamento valenciano] recuerdo que contesté que amigos del PP hay muchos y cada día hay más. Pero la realidad es que, en todos los sectores, los más profesionales y los más más preparados acaban haciéndose con el negocio. Eso es lo normal aquí y en Nueva York. P. España no es el destino preferente de las inversiones extranjeras desde hace años. ¿Cómo ha evolucionado en la Comunidad? R. El dinero invertido en proyectos industriales es tremendo. Ahora, esta comunidad tiene que dar un salto cualitativo. Tenemos que pasar de producir bienes de consumo a bienes de equipo, con más valor añadido. Tenemos una gran industria auxiliar del automóvil, una industria de inyección del plástico emergente en la zona juguetera, incluso hay empesas valencianas que fabrican componentes para Airbus. Ése es el gran reto. P. ¿Cómo definiría su relación con la patronal y con los sindicatos? R. Excelente. Los empresarios valencianos y su cúpula han estado a la altura. Tienen el suficiente sentido autonómico, político y empresarial para ser una de las piezas básicas de la Comunidad. P. ¿En qué medida han contribuido los escándalos en los que usted se vio envuelto al principio de la legislatura y el rifirrafe con los empresarios azulejeros para que usted no repita en el Consell? R. Tengo la tranquilidad de que quien intentó dañar mi imagen, al poco tiempo, tuvo que irse de la Comunidad Valenciana. Con eso me siento totalmente satisfecho. Y creo que mi relación actual con los azulejeros es magnífica, que los que me criticaron saben que soy un defensor de su industria y, de hecho, muchos de ellos me han dicho ahora que por qué no continúo. P. ¿No truncó la confianza entre el presidente Zaplana y usted? R. Quienes escriben esas cosas viven en un mundo irreal. Es difícil hablar de nueve años de relación entre el presidente y yo sin hablar con nosotros. Sólo los que no han hablado con él y conmigo pueden decir algo así. P. Entonces ¿por qué se va? R. No, me voy a mi pueblo [La Nucia]. Continuaré haciendo político. Ahora he decidido aspirar a la alcaldía de mi pueblo. Si salgo alcalde, mi pueblo será de los más conocidos de la Comunidad. P. Se ha especulado mucho con su marcha. Que si cambiaba de consejería, que si se iba a la Universidad Miguel Hernández, que si a una empresa eléctrica [Iberdrola]. Y nos sorprende con la candidatura a su pueblo. Si no gana, ¿qué hará? R. No me lo he planteado. Soy catedrático universitario y siempre tengo ese recurso. Pero, por otro lado, estoy convencido de que el presidente Zaplana, seguro que me dirá, dónde y cómo debo estar. P. Está considerado el azote de los socialistas. ¿Tiene algo que ver el que usted haya sido afiliado de este partido? R. Ellos han ido aislándose de la sociedad con sus actuaciones y han sido los que han tolerado que la sociedad dejara de contar con ellos. Sigo teniendo buenas relaciones con algunos socialistas y comunistas, con otros no. Allá ellos. Siempre he tenido una trayectoria nítida, nunca he permitido ni me ha gustado practicar el transfuguismo. Y cuando he querido hacer una cosa, la he hecho. Es mi forma de ser, que, en algunos casos, genera buenas amistades como la que tengo con el presidente Zaplana, y, en otras, críticas.. P. Su relación con el rector de la Universidad de Alicante, Andrés Pedreño, parece irreconciliable. R. No. Creo que es una situación muy peculiar. Yo, con Andrés Pedreño, no tengo el más mínimo resentimiento, ni nada contra él. Creo que se está equivocando, porque está llevando la universidad a planteamientos que la alejan de la sociedad y que son malos, no sólo para él sino para la institución. P. ¿Que sensación se lleva de esta consejería? R. Que ha sido una experiencia inolvidable, por la cual tendría que pagar y no cobrar. P. ¿Que le diría a su sucesor o sucesora? R. Que cuando venga desarrolle proyectos de futuro para que cuando se vaya continúe siendo una consejería apetecible.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana