ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 25 de abril de 1999

Los sindicatos convocan 60 marchas unitarias para el Primero de Mayo

CCOO reconoce su retroceso frente a UGT en las elecciones

Los sindicatos CCOO y UGT han hecho un paréntesis en sus tormentosas relaciones para celebrar un Primero de Mayo unitario, y para convocar más de 60 manifestaciones en toda España. Los líderes de las dos centrales, Antonio Gutiérrez y Cándido Méndez, hicieron ayer un llamamiento para que los trabajadores reclamen con su presencia "una solución pacífica para el conflicto de Kosovo". También criticaron la ineficacia de la Unión Europea "por no haberse dotado de una política exterior y de defensa común".

En este Primero de Mayo las reivindicaciones laborales no serán el único eje de la jornada sindical. Las manifestaciones convocadas en España, al igual que las del resto de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), reclamarán el cese de los bombardeos sobre Kosovo, la necesidad de parar urgentemente el genocidio étnico que está llevando a cabo Slobodan Milosevic y la ineficacia de la Unión Europea para actuar en este conflicto bélico. El manifiesto que ayer hicieron público los dos sindicalistas afirma que la jornada tiene que convertirse en "un grito contra la intolerancia y la represión de todo un pueblo", y Méndez y Gutiérrez añadieron que el movimiento sindical está afectado directamente con el asesinato del presidente de la Asamblea de los Sindicatos de Kosovo, Agim Hajrizi, junto a varios familiares, y la desaparición de otros dirigentes.

En el plano nacional, Méndez afirmó que reivindicarán una política que genere más empleo, fomente la estabilidad y reduzca la rotación de los trabajadores, así como la apertura de un diálogo para la reducción de la jornada laboral, unas demandas que se dirigen tanto al Gobierno como a la patronal.

Gutiérrez subrayó que también mostrarán su desacuerdo con "la política del PP porque no ha tenido en cuenta los síntomas inquietantes que empiezan a aparecer a la hora de elaborar los presupuestos", y con una reforma fiscal que calificó de "injusta, antidistributiva e innecesaria".

En relación a la patronal CEOE, el secretario general de Comisiones denunció "un vacío de diálogo" y la necesidad de recuperarlo para desarrollar los acuerdos de 1997. A esas críticas se sumó el máximo dirigente de UGT al afirmar que la confederación empresarial se resiste "a aprovechar la potencialidad de mejorar la estabilidad en el empleo y a profundizar en los pactos de 1997".

Respecto a la situación interna de CCOO, Gutiérrez y Javier Doz, secretario de información, confirmaron el retroceso que están sufriendo frente a UGT en las elecciones sindicales y el riesgo que corren de dejar de ser el primer sindicato, como informó ayer EL PAÍS. También reconocieron que la razón fundamental para que la mayoría esté barajando retrasar cuatro o cinco meses el congreso, previsto para enero del 2000, es que se están acortando las diferencias y los 5.000 delegados (dos puntos) de ventaja que tenían en las elecciones de 1994-1995 se habían reducido en enero pasado a 2.800 representantes (un punto), con una tendencia desfavorable en semanas posteriores y que en estos momentos puede estar en 1.000.

Gutiérrez, sentado junto a Méndez, recurrió a una salida diplomática para explicar el contencioso: "CCOO no quiere ganar las elecciones en contra de UGT, con la que nos unen muchas cosas".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana