ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 23 de abril de 1999

Caviar y cebollas contra el cemento

Los habitantes de Riofrío protestan, con esturiones y hortalizas ecológicas, contra la apertura de dos canteras

Media docena de esturiones, unos animalitos que pueden llegar a vivir 80 años, pesar casi 100 kilos y de los que se obtiene el preciado caviar, protagonizaron ayer en la Facultad de Ciencias de Granada una curiosa protesta. Junto a sus criadores y otros representantes de la Plataforma para la Defensa del Valle de Riofrío reivindicaron la paralización de las licencias administrativas a la empresa cementera Goliat, que pretende abrir en el valle "dos enormes" canteras con una superficie total de 36 hectáreas. Los agricultores, los criadores de truchas y esturiones, y los miembros de 22 asociaciones de la zona consideran que las excavaciones pondrían en peligro el equilibrio medioambiental y la prosperidad económica de sus empresas y de toda la comarca. En un comunicado, la Plataforma explica que se opone "radicalmente" a las canteras, "porque ha costado el trabajo y esfuerzo de mucha gente -vecinos, empresarios e incluso administración- convertir Riofrío en un ejemplo de desarrollo sostenible donde se han creado cerca de 400 puestos de trabajo (entre industrias hoteleras, hostelería, acuicultura y agricultura)". Uno de sus portavoces, Alberto Domezain, propietario de la Piscifactoría Sierra Nevada, añade que la mejora económica se ha realizado protegiendo el entorno: "Se ha conservado el bosque de galería del río, creado humedales y aumentado la biodiversidad de la zona. Allí existe una de las colonias de garzas reales más numerosas de Andalucía y también hay cormoranes, patos y garcillas". En la Facultad de Ciencias, solicitaron el apoyo a los profesores y alumnos de Biología y les explicaron los efectos perniciosos de la instalación de las canteras. La Plataforma considera que la empresa Goliat, filial de la multinacional italiana Italcementi, intenta convencer a los habitantes de la comarca y a la propia administración con argumentos engañosos. "En un curioso estudio de impacto ambiental dicen que van a crear 400 empleos, cuando en el documento presentado a la Consejería de Medio Ambiente se comprometen a crear sólo de ocho a diez puestos de trabajo", explica Domezain. Por ahora, Goliat ya tiene la autorización de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Junta. Un permiso que los habitantes de la comarca consideran una decisión incoherente y tomada a la ligera. "Minas conoce que el estudio de impacto tiene falsedades y pese a ello comete la estupidez de dar la licencia", señaló el portavoz de la Plataforma. La empresa italiana no han obtenido aún los permisos municipales y debe todavía ejecutar las estrictas obras que le impone Medio Ambiente: un bosque perimetral de 100 metros de espesor repoblado con vegetación autóctona y una gran balsa de decantación de residuos. Los miembros de la Plataforma repartieron truchas, ajos y cebollas cultivadas de forma ecológica entre los estudiantes, que pudieron ver y tocar a los esturiones. También les explicaron que "no tienen nada en contra de la empresa Goliat". "Sólo le pedimos que abra las canteras en otro sitio. Alquife, por ejemplo, donde serían recibidas con los brazos abiertos y el propio delegado de Trabajo, Mariano Gutiérrez, las ha propuesto", arguyó Domezain. Mientras consiguen una respuesta, los habitantes del Valle de Riofrío seguirán movilizándose. Prevén emprender acciones legales que obliguen a revisar el estudio de impacto ambiental de las canteras. "Y si no se nos escucha, cortaremos la A-92. Esturiones incluidos", aseguraron.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana