Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beiras subraya que el BNG ni copia a PNV y CiU ni es independentista

Xosé Manuel Beiras se esforzó ayer en Madrid por presentar al nacionalismo gallego como una opción no independentista y que, a pesar de su colaboración con PNV y CiU, no pretende "copiar miméticamente a Euskadi y Cataluña". El objetivo del BNG, según su líder, es que Galicia alcance un grado de soberanía "total o parcial" para poder decidir su destino, dentro de un modelo de Estado "federal o confederal". Para cumplir esos objetivos, Beiras admitió que su formación política necesita buscar confluencias con "fuerzas de ámbito estatal", de modo privilegiado con las de izquierda, y pidió al PSOE que corrija su "gravísimo error histórico" de enfrentarse al nacionalismo.

Beiras acudió ayer a Madrid invitado por la Fundación Alternativas, entre cuyos promotores figuran destacados dirigentes del PSOE y Nueva Izquierda (NI), para explicar los postulados políticos del BNG, que en las elecciones autonómicas se convirtió en la segunda fuerza política gallega y aspira, según su líder, a superar el 30% de los votos en las municipales de junio. Entre el público que asistió a la conferencia se encontraban el ex ministro de Justicia e Interior Juan Alberto Belloch; el representante de la corriente Izquierda Socialista Antonio García Santesmases y el militante de NI Nicolás Sartorius.

El dirigente del BNG recordó que el PSOE y los nacionalistas colaboraron en lucha antifranquista y en la transición, y está convencido de que los socialistas "reflexionarán" para retomar ese camino y abandonar la actual estrategia "de involución". En ese sentido reiteró que, al margen de que se suscriban o no acuerdos tras las elecciones municipales, el BNG apoyará a los candidatos socialistas en los municipios en los que éstos sean la fuerza más votada. El propósito de esa estrategia es infligir un "golpe mortal" al PP gallego que, según su diagnóstico, "está roto, inmerso en una guerra civil infernal" por la sucesión del presidente de la Xunta, Manuel Fraga. "El día que desaparezca Fraga se dividirá en tres o cuatro trozos".

Beiras señaló que la adhesión del BNG a la Declaración de Barcelona, suscrita con CiU y PNV no implica que el nacionalismo gallego pretenda reproducir los postulados del vasco o el catalán, entre otras cosas porque la organización gallega pertenece a una "cultura de izquierda". Admitió que Europa no puede ser en el futuro "un conjunto de Estados independientes pequeñitos", sino "un agregado de distintas estructuras" porque la defensa "de las identidades básicas es la única alternativa a la uniformización que comporta el proceso globalizador".

Aunque explicó que dentro del BNG, un frente de distintos partidos del centro izquierda al comunismo, hay sectores independentistas, Beiras subrayó que el programa común no propugna la secesión. "Ni siquiera en la transición el nacionalismo gallego fue independentista, sino que pedía un Estado confederal". En el modelo que propugnó Beiras, Galicia debería contar con el derecho de veto a resoluciones del Estado lesivas "para sus intereses vitales" e incluso con el derecho a la secesión, "que aunque no se ejerza nunca puede ser un arma para que las decisiones se tomen teniendo en cuenta la opinión de todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 1999

Más información

  • El líder gallego pide al PSOE que deje de enfrentarse al nacionalismo