ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 11 de marzo de 1999
EL DESENLACE DEL 'CASO OLOT'

Muchas piezas por encajar y misterios que aclarar

La investigación policial que arrancó en la madrugada de ayer debe resolver buena parte de las incógnitas que quedan pendientes.Una de ellas es si la familia Feliu pagó un rescate para obtener la liberación de la farmacéutica. Fuentes de la Guardia Civil trabajan con la hipótesis de que se pagaron unos 500 millones de pesetas utilizando métodos de difícil seguimiento por parte de los investigadores. La empresa londinense Control Risk, especializada en el trato con secuestradores, pudo tener un papel importante en la mediación entre éstos y los familiares de Maria Àngels Feliu. El informe solicitado por la policía y el juzgado de Olot a esta empresa inglesa nunca ha dado frutos.En próximos días debe aclararse también si Xavier Bassa y Joan Casals, las dos únicas personas procesadas hasta el momento en el sumario del secuestro, tuvieron alguna relación con este delito o participaron en él.

La Guardia Civil, que no descarta realizar nuevas detenciones, espera atribuir una identidad a los nombres y motes con los que Maria Àngels Feliu se refería a cada uno de sus secuestradores, a los que nunca vio la cara: Iñaki, su guardián más frecuente y con el que tuvo más relación; José, que tenía un característico acento andaluz; el cortadedos, que le amenazaba con amputarle los dedos y enviarlos a su familia si no pagaba el rescate, así como el infelizote, el abuelo, el quemado y Óscar.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana