Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ARTEEL MUSEO CELEBRA SUS 10 AÑOS CON EL REFERENTE DE JULIO GONZÁLEZ

La emoción y belleza del metal forjado por los escultores del siglo XX se apodera del IVAM

Julio González está más presente que nunca en el museo que lleva su nombre. En el décimo aniversario de su apertura, el IVAM presentó ayer una ambiciosa exposición que tiene la intención de mostrar la "belleza y la emoción que el metal forjado es capaz de crear", en palabras del comisario Serge Fauchereau. Forjar el espacio. La escultura forjada en el siglo XX reúne 130 piezas únicas de 52 escultores que, desde propósitos y maneras a veces divergentes, soldaron, martillearon, cortaron o ensamblaron el metal para dar forma a su imaginación. Gargallo, Chillida, Picasso, Calder, Brancusi, Pevsner, Ting-Che, Caro, Alfaro, Navarro, y por supuesto, Julio González, son algunos de los escultores.

La experiencia de González como soldador en un fábrica de autómoviles en París le impulsó a servirse del hierro forjado y de la soldadura para sus creaciones artísticas. Fue un trabajo muy fructífero a tenor de la influencia que ha ejercido sobre numerosos escultores del siglo. La heredera del escultor catalán, Vivianne Grimminger, que donó y vendió al IVAM la colección que ha cimentado en gran medida su trayectoria, se mostraba ayer muy "emocionada" por la exposición, que calificó de "fantástica". Al lado de la formas envolventes y esféricas de Mundo, de Pevsner, la hija de Pablo Gargallo, Pierrette Gargallo, recordaba cómo algunos escultores tuvieron que utilizar el hierro porque "es el material más barato" y la dificultad que entraña domarlo y transformarlo hasta convertirlo en un obra de arte. No hay sólo hierro en la exposición ya exhibida en el Centro Atlántico de Arte Contemporáneo de Gran Canaria; metales como el cobre, el cromo, la plata, el aluminio o el plomo también constituyen la materia de las esculturas procedentes de museos, galerías y colecciones privadas de todo el mundo. La muestra no pretende aportar una panorámica completa de la escultura del siglo XX, ni "establecer un palmarés", sino apelar a la belleza y emoción de las obras, además de proporcionar una visión muy representativa de la escultura del siglo XX. De hecho, Forjar el espacio recoge diversas tendencias y generaciones de todo este periodo, incluso los trabajos de escultores más jóvenes. También hay presencia valenciana de la mano de Andreu Alfaro y Miquel Navarro. Ambos estuvieron ayer en la presentación. La exposición está producida por el centro canario, dirigido por el escultor Martín Chirino y coproducida por el IVAM y el Museé de Beaux-Arts et de la Dentelle de Calais. La muestra ha sido el pretexto y "la mejor manera posible", según el director del IVAM, Juan Manuel Bonet, de celebrar los 10 años del museo. Anoche se reunió un nutrido grupo de representantes de la cultura a tal propósito. Grimminger, por cierto, se mostró ayer escandalizada por el anuncio de la subasta de parte de los fondos de Julio González de la Fundación Hartung. "No tienen derecho moral", manifestó.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 1999