ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 28 de febrero de 1999

Un nuevo sistema sustituirá la tarea de las cajeras en los "híper"

La tarjeta inteligente registra en segundos toda la compra de una vez

Hace ahora unos 25 años se ponía en marcha un revolucionario sistema de control de mercancías, el código de barras, que permitía identificar cualquier producto de forma clara, rápida e inequívoca. Pues bien, este sistema podría tener los años contados. Su sustituto ya está en el mercado en España: es una etiqueta inteligente que lleva incorporado un chip con una diminuta antena de radiofrecuencia, que permitirá pagar todos los productos de una vez e, incluso, sin necesidad de empleados en las cajas. Además, es considerado por los expertos un "excelente" sistema para evitar hurtos.Gabriel Izard, director técnico de AECOC (Asociación Española de Codificación Comercial que gestiona estos códigos en todo el país), no aventura "si con los nuevos sistemas el código de barras desaparecerá y en cuánto tiempo, pero ahora mismo serán complementarios", opina. Sí sabe de las ventajas del actual código de barras: "sin este sistema, la distribución comercial de ahora sería imposible, las colas en los hipermercados serían probablemente interminables y seguro que los productos serían mucho más caros".

Este sistema nació en 1973 y se empezó a aplicar en los mercados en 1974. Los códigos no sólo evitan la engorrosa tarea de colocar precios en todos los productos, lo que facilita el control en las cajas con pasarlos simplemente por un lector. También permiten a las empresas reducir los stocks, gestionar más rápidamente toda la información sobre existencias y saber el volumen de las ventas al momento. El código de barras se convertía así en un "lenguaje universal" y estandarizado. En España tardaría en llegar algo más. Fue en los inicios de los ochenta cuando dos establecimientos, Mercadona, de Valencia, y Ecovol, de Sevilla, comenzaron a implantarlo.

No obstante, si en los ochenta este sistema era claramente el futuro, para algunos es ya el pasado. Cualquier establecimiento podría implantar ahora mismo un nuevo sistema, las etiquetas inteligentes desarrolladas por la empresa americana Checkpoint Systems y la japonesa Mitsubishi. Será otro modo de comprar y que alguien ha llamado ya "el comercio del siglo XXI". Estas etiquetas, de 55 centímetros, elaboradas con una base de papel y estaño, incorpora un chip con una microantena de radiofrecuencia capaz de almacenar hasta 96 bits de información, bastante más que el código de barras.

Adiós a las colas

¿Qué ventajas tiene frente al sistema actual? Pues que permitirá reconocer al instante y simultáneamente, sin sacarlos de las bolsas o el carrito, todos los productos que pueda llevar, a una velocidad de 25 artículos por segundo. "En unos cuantos segundos autochequeará todas las compras y evitará pérdida de tiempo y, desde luego, las colas", asegura el director de marketing de Checkpoint, Joan Albert Roger. Además, el propio usuario podrá ver en un monitor y de forma sucesiva la imagen de todos los productos que ha adquirido y su precio para comprobar lo que se lleva a casa.

¿Serán necesarias cajeras? Pues, no. La señal de cada producto llegará al ordenador y éste registrará la compra y comunicará al usuario cuánto tiene que pagar, y le dará un tique detallado. En la misma caja habrá un sistema que permitirá al consumidor poder pagar con tarjetas.

Las pegas están ahora en el coste de estas etiquetas, unas 150 pesetas por unidad, que compensa en determinados productos, los más caros, pero no obviamente en una lata de tomate. Según confirma Joan Albert Roger, ya existen conversaciones con algunas empresas españolas para implantarla, lo que "va a cambiar el comercio tal y como hoy lo conocemos".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana