Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU pide que se paralicen las expropiaciones para la ZAL

Esquerra Unida, que el pasado 1 de septiembre interpuso un recurso contencioso-administrativo contra el Consell por aprobar el plan para expropiar suelo de la huerta de La Punta y Natzaret para construir junto al puerto de Valencia la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), acaba de solicitar la paralización del proceso. Argumenta que, de no suspenderlo, si el Tribunal Superior de Justicia considera finalmente que no está justificado el sacrificio de la huerta, el daño ecológico podría ser irreversible.

Esquerra Unida ha solicitado que se paralicen las expropiaciones en la huerta de Natzaret y La Punta, donde está prevista la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del puerto de Valencia. EU tiene interpuesto un contencioso administrativo contra el proyecto. PÁGINA 8

EU pide al juez que paralice la expropiación de la huerta para la ZAL de Valencia

Feliciano Albaladejo, portavoz del Grupo Municipal de EU-Els Verds en el Ayuntamiento de Valencia, anunció ayer que el escrito de suspensión del acto administrativo ya estaba en la sala de lo contencioso del TSJ. Y aprovechó para criticar la actitud del Consell y del Ayuntamiento en todo el proceso. Al Consell que dirige Eduardo Zaplana le recriminó que se lanzara de forma desbocada a la expropiación sin que la Consejería de Obras Públicas tenga sobre la mesa un proyecto concreto y sin que la Consejería de Medio Ambiente haya emitido un informe de impacto ambiental. En cuanto al municipio, Albaladejo aludió "al papel de mamporrero, de subordinación y de vergüenza del Ayuntamiento, con su alcaldesa al frente", al permitir la recalificación de la huerta de La Punta y de Natzaret, clasificada como suelo no urbanizable de especial protección en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El edil de EU-EV explicó que si el acto de expropiación se lleva a cabo, los daños medioambientales a una huerta "situada en la zona de influencia del parque de L"Albufera", que sirve además "de pulmón de la ciudad", pueden ser irreversibles. Y arremetió contra los que argumentan que esa huerta está ya muy deteriorada: "Si esta zona ha perdido su valor ecológico es debido a la existencia de contenedores contaminantes con la connivencia del Ayuntamieto, y si esto es así existe delito penal por acción o por omisión". También calificó de "barbaridad" llevar a cabo ese "sacrificio" de la huerta en beneficio del puerto de Valencia. Mejor en Sagunto El concejal también se apoyó en un documento auspiciado por el Consell para defender la ubicación de la ZAL en parte de los cuatro millones de metros cuadrados de suelo industrial que hay en Sagunto. Así, mostró un Estudio de factibilidad de un Centro de Actividades Logísticas en Sagunto elaborado hace cinco años bajo la coordinación de las consejerías de Obras Públicas (dirección general de Transportes) y de Industria (Sepiva), en el que participaron también, entre otros, el Ayuntamiento de Sagunto y el puerto de Valencia. En ese estudio se defiende la ZAL en la capital del Camp de Morvedre por su proximidad al puerto, por su fácil acceso, por su disponibilidad de suelo suficiente y por la falta de suelo en Valencia. "Es evidente que, de no existir limitaciones urbanísticas y medioambientales insalvables, una instalación logística de dimensión internacional como la que se propone debería, por lógica, ubicarse en las inmediaciones del puerto de Valencia", concluye el documento, que descarta esta posibilidad porque "no existen en estas inmediaciones terrenos en cantidad y condiciones suficientes". Otra baza esgrimida por los defensores de la huerta es el reciente auto del TSJ que paraliza el plan de Massamagrell que permitía urbanizar en el marjal. Albaladejo cree que si ha quedado claro que hay que proteger ese marjal, calificado como suelo urbanizable, más fácil será, "mientras se mantenga la legislación vigente y la Constitución de 1978", defender la Punta, que está especialmente protegida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de enero de 1999

Más información