ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 12 de enero de 1999

Una consejera del Gobierno de Zaplana abandona Unión Valenciana y pone en peligro la coalición

  • Los regionalistas mantienen un pacto de estabilidad con el PP valenciano desde julio de 1995

El pacto de Gobierno entre el Partido Popular y Unión Valenciana que elevó a Eduardo Zaplana a la presidencia de la Generalitat valenciana en julio de 1995 recibió ayer un severo golpe. María Angeles Ramón-Llin, vicepresidenta de UV y consejera de Agricultura en el Gobierno autonómico, anunció su renuncia a la disciplina de la formación regionalista y puso su cargo a disposición de Zaplana.Ramón-Llin acompañó su renuncia a UV con una auténtica diatriba contra la formación en la que ha militado desde hace 16 años. Aseguró que la formación que contribuyó a fundar carece hoy "del más mínimo rumbo y dirección política" y explicó que prefiere "no ser cómplice del naufragio político de UV".

Zaplana sumó 42 escaños en las Cortes Valencianas en las elecciones autonómicas de 1995, tres por debajo de la mayoría absoluta, y optó por sumar a los cinco diputados de UV a través de un acuerdo de Gobierno para garantizar la estabilidad parlamentaria a lo largo de la legislatura que culmina el próximo mes de julio.

Los regionalistas ocuparon una consejería en el Consell de la Generalitat y la presidencia de las Cortes Valencianas en virtud del acuerdo de Gobierno firmado en julio de 1995 por Zaplana y el fallecido Vicente González Lizondo. Una revisión del pacto, una vez que Lizondo fue expulsado de la formación regionalista, amplió la presencia de UV a una segunda área de responsabilidad, la de Medio Ambiente, que se desgajó de Agricultura. Pero la distribución de cargos entre ambos partidos no está recogida en ningún documento.

Héctor Villalba, actual presidente de UV, atribuyó la decisión de Ramón-Llin a cuestiones "personales", consideró "impensable" que vaya a permanecer en el cargo y anunció que hoy comunicará a Zaplana el nombre del futuro consejero de Agricultura propuesto por los regionalistas.

Intereses generales

El presidente de la Generalitat, sin embargo, se apresuró a solicitar a Ramón-Llin que permanezca en el cargo y comentó, acompañando sus declaraciones con una amplia sonrisa, que la decisión sobre su futuro se inspirará en "los intereses generales". Ramón-Llin es una de las consejeras mejor valoradas del Gobierno autonómico que preside Zaplana y, hasta ayer, uno de los principales activos de UV. Portavoces de diversos sectores agrícolas alabaron su gestión y expresaron su apoyo a la consejera.

Las relaciones entre populares y regionalistas han sido formalmente muy buenas en el seno del Gobierno autónomo pero han estado plagadas de incidentes en el ámbito parlamentario. UV ha intentado desmarcarse del PP y ha apoyado a la oposición parlamentaria en asuntos menores para ganar protagonismo. Sin embargo, los regionalistas apoyaron sin mayores problemas el presupuesto de la Generalitat valenciana para 1999 hace apenas dos semanas.

La renuncia de Ramón-Llin a UV se venía barruntando desde hace tiempo. La propia consejera dijo ayer que hace más de un año que venía meditando su decisión. Pero el momento elegido para difundirla no puede ser más inoportuno para la formación regionalista.

Zaplana y Villalba se entrevistarán hoy para resolver los problemas "políticos" suscitados por la decisión de la consejera de Agricultura. Pero el presidente de la Generalitat y diversos portavoces del PP valenciano insistieron en desvincular la renuncia de militancia de Ramón-Llin con una crisis de Gobierno.

Desde el PSPV-PSOE, la lectura de la situación era otra. El portavoz socialista las Cortes Valencianas, Antonio Moreno, atribuyó el caso a "una maniobra de Zaplana, que es un artista a la hora de comprar voluntades, para deteriorar y desgastar a UV" ante la proximidad de las elecciones municipales y autonómicas.

Moreno recordó cómo Zaplana accedió a su primera plataforma política, la alcaldía de Benidorm en 1992, "tras comprar la voluntad" de la concejal socialista tránsfuga, Maruja Sánchez.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana