ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 25 de noviembre de 1998

El Gobierno chileno investigó el secuestro fingido de dos españoles

  • Los turistas dijeron que todo había sido broma

El Gobierno chileno informó ayer que investigaba desde hacía dos días el supuesto secuestro de dos españoles, un hombre de 64 años y su hija de 23, en el norte de Chile. El secuestro se habría producido el viernes, cuando los dos turistas enviaron un mensaje electrónico comunicando que estaban retenidos. Esta madrugada, aparecieron en La Serena y aclararon que todo había sido una broma.

El pasado viernes Gonzalo Fernández de Córdoba y su hija Ana, que recorrían América del Sur, entraron en Chile procedentes de la ciudad peruana de Tacna por el puesto fronterizo de Chacalluta. Un taxi les trasladó hasta la terminal de autobuses de la ciudad de Arica, en el norte de Chile, donde adquirieron sendos billetes con destino a Santiago.A partir de aquí se perdió el rastro de los dos supuestos secuestrados. Un correo electrónico a una de las hijas de Fernández de Córdoba avisaba del secuestro. "Estamos retenidos hasta el miércoles en algún lugar de la primera o segunda región, hasta que la Cámara de los Lores decida sobre la extradición del excelentísimo señor don Augusto Pinochet".

Y añadía el mismo mensaje: "Estamos muy bien, nuestros anfitriones son excelentes personas y por supuesto no estamos bajo el síndrome de Estocolmo y pedimos que no hagan nada".

A partir de ese momento se precipitaron los acontecimientos. Las hijas de Fernández de Córdoba comunicaron al parlamentario socialista chileno Sergio Bitar la noticia. El lunes por la noche el dirigente político contactó con el gobernador de Iquique y el ministro del Interior, Raúl Troncoso.

Movilización

Anoche, el subsecretario de Interior chileno, Belisario Velasco, consideró "lamentable" el incidente, al que definió como un caso de personas que "eventualmente fueron retenidas". Velasco confirmó que unidades especiales de la policía civil se habían trasladado a la zona de los hechos y añadió que esperaba que pronto "se aclare este asunto tan lamentable".El Gobierno chileno reforzó el plan de seguridad ante el peligro de que grupos extremistas pudieran actuar a medida que se aproximaba la hora del fallo sobre Pinochet, anunciado para hoy mismo en Londres.

Velasco subrayó que se habían tomado todas las medidas de prevención necesarias, entre ellas el refuerzo de la seguridad en embajadas, algunos edificios públicos y ciudadanos particulares que han sido amenazados y han solicitado protección.

El Gobierno de Chile se encontró tan alarmado por lo que ocurría que incluso convocó al Consejo de Seguridad para una reunión urgente.

Sin embargo, pasadas las dos de la madrugada (hora española), Gonzalo Fernández de Córdoba y su hija Ana acudieron a los estudios de la Televisión Nacional chilena en la localidad de La Serena alarmados ante el cariz que había tomado su broma. La cadena difundió de inmediato la noticia del falso secuestro. A esa hora, la familia de los Fernández de Córdoba en España aún no sabían que ambos turistas habían aparecido sanos y salvos y que todo había consistido en una broma de mal gusto.

La noticia de que no había existido secuestro alguno fue confirmada por la Oficina de Información Diplomática española, que hasta ese momento había guardado reservas con respecto a lo realmente estaba ocurriendo.

En Chile se habían disparado todo tipo de conjeturas, entre otras, las que apuntaban a la resurrección de la DINA y la CNI, la temida policía política del régimen de Pinochet.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana