Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El traslado de los contenedores de Natzaret no gusta a las empresas

El proyecto del Ayuntamiento de Valencia para trasladar las bases de contenedores de Natzaret parece no gustar a nadie. La oposición lo rechazó nada más tener conocimiento de la propuesta, el pasado lunes en la comisión municipal de Urbanismo, y ayer una de las empresas más fuertes del sector, Recomar, que suma prácticamente el 50% de los contenedores depositados en la zona, también mostró su rechazo. El equipo municipal de gobierno que preside la alcaldesa, Rita Barberá, propone que parte de los contenedores de Natzaret y La Punta se trasladen a un área de 50.000 metros cuadrados dentro del puerto y que el resto vaya a parar a la pedanía de Castellar. Así consta en el borrador de convenio que el PP presentó el lunes. Los socialistas aseguraron ayer que el proyecto ha causado "malestar" entre las empresas del sector, lo que fue confirmado a este periódico por portavoces de la empresa Recomar, que lamentaron haberse enterado del plan del Ayuntamiento a través de los medios de comunicación y que niegan haber sido consultados al respecto. Juan Arana, director general de Recomar, afirmó que si se lleva adelante en los términos previstos, el proyecto pondrá en peligro numerosos empleos, debido a los costes que supondrá para su empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 1998