ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 20 de octubre de 1998
ENTREVISTA

"Pediremos a los Gobiernos que se armonicen las leyes antidopaje"

  • JUAN ANTONIO SAMARANCHPRESIDENTE DEL COI
  • "Si avanzamos en la conferencia de febrero, la gente que está en el mundo del dopaje lo pasará mal""Nosotros sólo coordinamos. Una federación internacional no se deja mandar por el COI"

El viejo problema del dopaje ha estallado este año en la línea de flotación del deporte con la mayor virulencia de su historia. Juan Antonio Samaranch, el presidente del Comité Olímpico Internacional, es el capitán de un barco que navega por aguas contaminadas y que salpican a demasiada gente, incluidos los teóricos ídolos del pasado. Acepta la entrevista a regañadientes porque está en preparación la conferencia mundial sobre el dopaje, en febrero, que convocó a los pocos días del escándalo del Tour, mientras los dirigentes del ciclismo estaban escondidos. No ha cambiado sus posturas de hace años, que repitió a El Mundo en medio del conflicto, pero no quiere volver a hablar de ello. Sólo quiere soluciones y hacer de coordinador en este turbio asunto, el más grave que afecta actualmente a la credibilidad y al futuro del olimpismo y del deporte de alta competición en general. Pregunta. En 1988, tras el primer gran escándalo de Ben Johnson, descalificado después de asombrar en los 100 metros de los Juegos de Seúl, ya comentó que la lista de productos prohibidos era enorme y que hasta algún médico quiso prohibir la aspirina. Que la mejor definición sería reducir las prohibiciones a los productos que perjudicaran a la salud, lo que supondría limitar drásticamente la lista negra. Esto lo ha repetido desde julio y ha causado polémica. ¿Lo mantiene?

más información

Respuesta. Sobre ese tipo de filosofía no quiero volver a entrar.

P. Jacques Rogge, miembro de la comisión ejecutiva del COI, presidente de los Comités Olímpicos Europeos y uno de los colocados para sucederle en el 2001 acaba de declarar que el dopaje no tendrá nunca solución. ¿Cuál es su opinión?

R. Es una solución difícil, pero nosotros estamos confiados en que se puede avanzar enormemente con la conferencia antidopaje que se va a organizar aquí en Lausana los días 2, 3 y 4 de febrero del año próximo. Lo más importante de esta conferencia serán tres puntos: primero, la definición de lo que es el dopaje, porque la necesitamos; segundo, la creación de una agencia antidopaje, con sede aquí en Lausana, que será una gran ayuda para las federaciones internacionales, y tercero, conocer exactamente cuál es el campo de la lucha antidopaje que corresponde a los gobiernos y cuál a las organizaciones deportivas. Si logramos avanzar en estos tres puntos creo que la gente que aún está en el mundo del dopaje lo puede pasar muy mal.

P. ¿Y qué es el código antidopaje?

R. Que las federaciones internacionales, especialmente, tengan el mismo orden de sanciones aunque pueda haber una escala en ellas. También, que acepten la agencia y una serie de principios. Pero, sobre todo, el código médico del COI, aceptado por todas las federaciones internacionales, es demostrar que el mundo del deporte está unido, porque si no lo está es difícil que el tercer punto que he citado pueda convertirse en realidad. Si discutimos con los gobiernos con un "hasta dónde tienen ustedes los poderes y cuál es el poder del mundo del deporte", para discutir esto hay que estar muy unidos. Si no, sería imposible.

P. Pero la realidad aún es que cada federación sigue haciendo lo que quiere. Se sigue sancionando a ciclistas que han confesado su dopaje con unos meses al final de temporada para que no les afecte a su carrera. Eso, al atletismo, por ejemplo, le indigna.

R. Bueno, por eso queremos una escala de sanciones. Seguramente la habrá, si se aprueba en la conferencia. Hay unas federaciones que han luchado más que otras hasta ahora, pero con la agencia antidopaje que se va a crear y casi exclusivamente diría, para los controles antidopaje en los entrenamientos, los controles por sorpresa, se sentirán obligadas a utilizarla.

P. ¿La batalla política con los gobiernos va a ser tan complicada como la de los boicoteos del pasado, que utilizaron al deporte como un muñeco? Porque lo de Francia ha sido una humillación al deporte y lo de Italia corre el mismo camino...

R. Depende. La batalla fuerte ahora no está en Francia, sino en Italia. Hay

actualmente una serie de países que están estudiando leyes antidopaje y es otra cosa que pediremos en esta conferencia, que estén armonizadas. No puede ser que haya una ley en Francia y otra distinta en Italia y otra en España o en Alemania. Tiene que haber una armonización.

P. Pero eso no parece fácil. ¿Cómo se va a articular?

R. Hablando con ellos y discutiendo.

P. ¿El COI, como con el Tribunal Arbitral del Deporte, tratará de que las sanciones no vayan a la vía penal para mantener un control en la lucha? ¿No está desbordado?

R. Aquí hay dos puntos completamente distintos. El mundo de los atletas, en el que las sanciones tienen que quedar siempre dentro del deporte, y el del traficante, que en muchos países lo van a tratar como un traficante de drogas sociales. Y este es un mundo en el que no podemos entrar, no tenemos competencias. Por eso en la reunión de febrero hay que delimitar las responsabilidades del mundo del deporte y de los gobiernos.

P. El bateador estadounidense Mark McGwire ha confesado que toma un anabolizante permitido en las Grandes Ligas de béisbol, pero no por el COI, y en los Juegos de Sydney podrá haber profesionales. ¿Hay algún tipo de contacto con las Ligas Norteamericanas para unificar criterios?

R. En este momento no. Hemos tenido algún contacto, pero ahora no. El mundo de las Ligas profesionales americanas es el gran espectáculo del deporte, tienen completa independencia, y nosotros no tenemos ningún poder sobre ellos.

P. ¿Cree que van a seguir destapándose las alcantarillas?

R. Lo que está pasando es malo y es bueno. Es malo, porque daña la imagen del deporte, pero es bueno, porque empuja a que se aclare un problema no nuevo, pero que le afecta grandemente.

P. Pero han pasado 10 años y por los escándalos de ahora, en una situación límite, parece que la lucha es siempre tardía, que el COI ha perdido el tiempo sin haberse plantado con las federaciones internacionales...

P. Bueno, sí que ha habido adelantos, pero hay que tener en cuenta que nosotros coordinamos, no mandamos. Una federación internacional no se deja mandar por el Comité Olímpico Internacional.

P. Se está en una batalla contra el deporte de élite por el dopaje, pero cada vez más se pide el gran espectáculo, el circo romano. ¿Cómo se van a juntar ambas cosas? ¿Se puede volver al lema ya olvidado de que lo importante es participar? ¿Bajarán las marcas?

R. Bueno, nosotros estamos convencidos de que el deporte puede existir sin el dopaje, y no solamente tenemos la obligación de evitarlo para preservar la salud de los atletas, sino porque también es una manera de falsear los resultados, de hacer trampas que en el deporte no se puede aceptar.

P. Y el atleta se sigue escudando casi siempre en que toma lo que dice el médico...

R. Esto es algo que yo he dicho toda la vida, que el único que se la carga ahora, el único culpable, es el atleta. Porque contra el atleta hay una prueba contundente, que han encontrado una sustancia prohibida en su cuerpo. Pero los que lo rodean, que muchas veces son más culpables que el atleta estos casi siempre se escapan. Esto es algo que, en fin, es muy fácil decir: hay que castigar a los que lo rodean, sí, pero cuando hablas de castigar entras en temas judiciales y un juez para condenar necesita pruebas. Y esto es lo difícil. Nosotros hemos castigado a alguno, un entrenador, en la historia del COI, en la larga historia de la lucha antidopaje en el COI que yo diría está dividida en tres etapas: hasta el año 1988 en el que el COI estaba casi solo; otra hasta ahora, en la que han colaborado bastantes federaciones internacionales y algunos comités olímpicos nacionales, incluso algún gobierno, y yo creo que la tercera etapa vendrá después de febrero.

P. ¿Se va a plantear en la conferencia el debate de que el dopaje existe porque el deporte de élite tiene unas exigencias demasiadas veces imposibles de conseguir sólo con medios naturales?

P. No lo sé. A esto no puedo contestar. Al fin y al cabo yo soy el coordinador. Los cuatro vicepresidentes del COI son los que presiden los grupos de trabajo (protección de los atletas, aspectos jurídicos y políticos, la ética, educación y prevención, y las consideraciones económicas..

P. ¿Tiene confianza en que la conferencia de febrero aclare el asunto?

R. Hombre, yo la tengo, si no, no la haríamos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana