Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Pujol ve en peligro la autonomía catalana sin un cambio de financiación

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, aseguró ayer que la viabilidad de la autonomía de Cataluña está en peligro si no se modifica el sistema de financiación. Pujol aprovechó su participación en la escuela de verano que los jóvenes de su partido celebran en Planoles (Girona) para reiterar que el objetivo prioritario de CiU es reformar el actual modelo de financiación.

El dirigente catalán dijo que el cambio del modelo de financiación será "nuestro caballo de batalla en los próximos cinco años y en esta ocasión deberemos resolverlo bien".Pujol dijo a los jóvenes de Convergència Democrática de Catalunya (CDC) que con el sistema actual están en peligro la competitividad y la capacidad de crear riqueza, el mantenimiento del Estado del bienestar e incluso "provocaría la insostenibilidad de la autonomía catalana". Por ello, CiU va a convertir la reforma del modelo de financiación en su "primerísima prioridad la reforma a fondo, con todas las consecuencias que esto pueda comportar".

Estado del bienestar

Para Jordi Pujol, "todo debe quedar subordinado a este cambio", que ha de producirse a partir del año 2001 o 2002. Según el presidente catalán, "se nos reconoce en privado que la financiación actual no es justa" y su partido ya ha advertido al PP y al PSOE "sea cual sea el resultado de las próximas elecciones autonómicas y generales" que CiU pretende tener más recursos para garantizar el Estado del bienestar "porque la competitividad que reclama Cataluña no es la misma que requieren otras zonas del Estado".Pujol anunció a los jóvenes nacionalistas que su partido reclamará una lectura más generosa de la Constitución, que reconozca el carácter plurinacional de España. Para el presidente de la Generalitat, la interpretación actual es caprichosa y homogénea y cierra las puertas al reconocimiento de condición plurinacional del Estado". En este sentido, Pujol apuntó la contradicción que supone el hecho de que se nieguen ciertas competencias, alegando un desarrollo igualitario del mapa autonómico y, sin embargo, se permita que algunas comunidades como la de Madrid, gobernada por el PP, no asuma algunas competencias como Sanidad o Educación "porque son materias que comportan un riesgo político, social y déficit económico". El presidente catalán destacó que esta situación contradictoria se produce con el beneplácito del Gobierno central y señaló que "es una prueba de que hay que reclamar una revisión de la manera de aplicar la Constitución".

Pujol criticó "a quienes dicen que nuestro nacionalismo les ahoga, que lo ocupamos todo y que les aplastamos". Afirmó con ironía que "parece como si fueran pececillos que buscan oxígeno" y añadió que "esto es una absoluta falsedad" porque en Cataluña existe un clima de libertad muy elevado. Para justificar sus razonamientos Pujol manifestó que la prensa no es proconvergente y que incluso algún asesor del Consejo Consultivo de la Generalitat -en alusión directa a Francesc de Carreras- mantiene posiciones claramente discrepantes con las de CiU, en alusión a la pertenencia de Carreras al Foro Babel. Para Jordi Pujol, "en los países europeos de mayor tradición democrática no se permitiría que el componente de un órgano similar a un tribunal constitucional pudiera actuar como lo hace este personaje".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de agosto de 1998

Más información

  • Reclama la plurinacionalidad del Estado