Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE ABRIL

Pepe Luis Vázquez: "Toreo poco porque no me doblego"

Pepe Luis Vázquez (Sevilla, 1957) nació de pie en el mundo de los toros; hijo del mítico torero del mismo nombre, se convirtió, siendo aún novillero, en la esperanza más sólida del toreo artista. Su alternativa, en la Maestranza, el 19 de abril de 1981, fue de auténtico lujo: su tío Manolo Vázquez ejerció de padrino y Curro Romero fue el testigo. Hace ya 17 años de aquella tarde, y la esperanza no se ha desvanecido, pero tampoco se ha consolidado. Pepe Luis Vázquez sigue siendo una referencia artística, pero ni la situación de la fiesta, ni los toros, ni su propio ánimo han permitido su consagración como figura. Mantiene, sin embargo, la afición y el convencimiento de que puede deleitar en cualquier momento.

"Toreo poco, pero ésta sigue siendo mi profesión", dice el torero. "Hoy no vivimos la época más propicia para los toreros de mi corte", añade, "y en mi caso particular lo tengo más difícil porque no me doblego para que me manejen los que mandan en este negocio; es duro, pero es así, tanto que si fuera más dócil, torearía más".

No es Vázquez hombre polémico, pero cita como ejemplo la empresa de Las Ventas, que no lo ha contratado para la Feria de San Isidro: "Hace tiempo que no se acuerda de mí", afirma, "a pesar de que la última vez que estuve dejé algunos detalles de arte que fueron premiados: pero ellos se barajan de forma extraña; alguna vez habré dicho que no me parecía bien algo que me ofrecieron, y seguro que desde entonces me consideran su enemigo".

Ir despacio

"Cuando tomé la alternativa", prosigue el torero, "comprendí que mi carrera no sería fácil, y que me costaría mucho mantener la lucha, como así ha sido; quizá por eso prefiero ir más despacio, saboreándolo todo mucho más; sobre todo en el campo, que es casi el único lugar donde puedo torear para disfrutar, torear bien para saborearlo yo mismo". A pesar de lo poco que torea en público -en la pasada temporada sólo participó en tres corridas de toros y en algunos festivales-, el torero sevillano asegura que su ilusión está al máximo, que se encuentra muy bien y con la profesión aprendida. Sólo torea esta tarde en la Feria de Sevilla, de la que ha estado ausente los tres últimos años. "Estoy muy contento por hacer el paseíllo en la Maestranza", afirma, "y creo que tengo cabida en este ciclo, a pesar de que a veces no ha sido posible el acuerdo con la empresa"; "el año pasado me ofrecieron dos corridas", prosigue, "y no las acepté, y ahora he pedido otra más y no ha habido manera".

Pepe Luis Vázquez rechaza que sea un torero conformista. "En absoluto", afirma con rotundidad, "puedo pecar de exigente en razón al tipo de toreo que realizo pero no conformista".

Pepe Luis Vázquez dedica gran parte de su vida al campo, a la agricultura y a su sueño torero. "Tengo mucho tiempo", termina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de abril de 1998