ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 7 de marzo de 1998

El 'Paris Match' español no primará los asuntos del corazón

Octavi Marti París 7 MAR 1998

Archivado en:

OCTAVI MARTÍ París Se llamará Paris Match y no Madrid Match, Barcelona Match o España Match. Un estudio de mercado les ha demostrado que el público no asocia en este caso la marca con la capital francesa, sino con un cierto concepto de la información. "El ritmo de crucero previsto es de 100.000 ejemplares semanales", explica Juan Caño, el vicepresidente editorial del grupo (HF). En España Paris Match asociará a HF y Tele 5 en la sociedad TeleRevistas. Paris Match pondrá a la venta su primer número español el próximo lunes. "No se trata de una traducción de la publicación francesa, sino su declinación", dice Juan Caño, el vicepresidente editorial del grupo. Aunque los porcentajes de espacio dedicados a cada área -7 5% actualidad, 10% cultura, 10% estilo, 5% secciones fijas- son los mismos en la edición española que en la francesa, los textos, las fotos, la portada y los colaboradores serán distintos. Y los temas rosas no primarán tanto. "El Paris Match español está destinado a un público un poco más joven que el francés. Será una publicación menos institucional", comenta Gérald de Roquemaurel, presidente del grupo y hombre de confianza de Jean Luc Lagardère, principal accionista de Hachette Filipacchi (HF), el primer grupo de prensa en Francia. Su cifra de negocios anual alcanza los 12.300 millones de francos (307.000 millones de pesetas), de los cuales un 75% lo generan las revistas y el 25% restante los diarios, sobre todo la prensa regional. La política, de apertura El lanzamiento español de Paris Match precederá por poco el de un Paris Match en ruso. "Lo imprimiremos en Finlandia", cuenta Roquemaurel, "y en este caso lo adaptaremos a un público más consumista, más rico". En España la política abrirá la revista, cuando en Francia cierra esta publicación de carácter más bien conservador. En los dos casos la parte de prensa del corazón pierde terreno respecto a los reportajes de sociedad. "Es una tendencia comprobada entre los lectores de los dos países", añade. El último récord de tirada de Paris Match es el de la cobertura del entierro de Mitterrand. "Mejor el dedicado al entierro que el anterior consagrado a la muerte del presidente. La muerte nunca es buena para nuestras revistas. Preferimos las bodas. Nuestro ideal sería el título de una película: Cuatro bodas y un funeral. Si el de Mitterrand tuvo tanto éxito es porque las fotos reunían las dos familias, la de la esposa legítima y la de la amante", constata Roquemaurel. El accidente de Lady Di le sugiere un comentario cínico: "No está bien decirlo así, tan descarnadamente, pero la muerte de Lady Diana nos perjudica más que nos beneficia. Diana era un personaje que hubiese dado mucho juego".

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana