Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Trabajo aprueba el despido colectivo de los 95 trabajadores de Rebecasa

La Dirección General de Trabajo de la Comunidad de Madrid ha autorizado a la empresa Refrescos y Bebidas de Castilla (Rebecasa) para que "proceda a la extinción de los contratos de 95 trabajadores de su plantilla", según confirmaron ayer la empresa y los trabajadores. La resolución, con fecha de 23 de enero, se fundamenta en la situación provocada por la rescisión, el pasado 1 de abril de 1997 por parte del grupo Cadbury Schweppes, del contrato en exclusiva de distribución de productos Trinaranjus, Trina y Zumos Vida, que tenía la empresa de la familia Rato.La indemnización que corresponde a los afectados es de 20 días por año trabajado, con un máximo de una anualidad, según el Estatuto de los Trabajadores. La resolución es recurrible ante la Administración y los juzgados de lo Social. El presidente del comité de empresa, Joaquín Cobeño, señaló que interpondrán una demanda ante el juez de lo Social por entender que ambas partes (empresa y comité) suscribieron un acuerdo el pasado abril por el que se pagarían 45 días por año trabajado. Entonces, 54 trabajadores se acogieron a esas condiciones. Miguel Angel Montero, director de la empresa, dijo que ellos han ofrecido "hasta 30 días de indemnización" tras el cierre.

Los 95 trabajadores están acampados desde el 15 de enero frente al Museo del Prado, en Madrid. "Permaneceremos aquí hasta que la dirección asuma el compromiso de pagar a cada trabajador los 45 días que firmó con el comité en abril", dijo Cobeño.

El comité ha presentado una querella ante el Supremo por la condición de aforado de Rodrigo Rato, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, que posee el 30% del capital, por insolvencia punible tipificada en el artículo 257 del nuevo Código Penal. Se acusa a los dueños de descapitalizar la empresa para no pagar sus deudas.

Rebecasa, dedicada al embotellado y distribución de bebidas refrescantes, presentó suspensión de pagos en noviembre con un pasivo de 2.700 millones. El argumento de la dirección fue la ruptura unilateral por Citresa del contrato de distribución Con Rebecasa. Rebecasa tenía un contrato de distribución hasta el 2007, pero al ser Citresa adquirida por la multinacional Cadbury Schweppes decidió romperlo de forma unilateral.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 1998