ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 2 de enero de 1998

Cascos afirma que sus contactos en CiU le garantizan la continuidad de la colaboración

  • El vicepresidente cree compatible el pacto de gobernabilidad con las elecciones catalanas
Barcelona 2 ENE 1998

La continuidad del apoyo que Convergéncia i Unió (CiU) presta al Gobierno del Partido Popular (PP) no corre riesgo alguno y es compatible con la celebración de las elecciones autonómicas en Cataluña, en opinión del vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Alvarez Cascos. Este convencimiento lo basa, entre otras cosas, en las impresiones que le transmiten sus interlocutores de CiU. El presidente José María Aznar y su aliado Jordi Pujol celebrarán en los próximos días una entrevista para abordar el enfoque de la colaboración durante la segunda mitad de la legislatura.

Pese a los recientes choques entre el PP y CiU en asuntos como la enseñanza de la historia en las escuelas y la ley del catalán, Alvarez Cascos insistió ayer en que el apoyo de los nacionalistas catalanes al Gobierno de Aznar va a continuar."Ésa es la impresión que me han transmitido distintos y diversos portavoces con los que tengo relación", explicó el vicepresidente a Europa Press. Añadió que deseaba transmitir que en esos contactos no ha podido ratificar "la intranquilidad destilada por algunas informaciones". Al contrario, percibió en sus interlocutores nacionalistas "una gran coherencia y sentido de la responsabilidad para mantener una colaboración que está dando frutos muy positivos para el conjunto de España".

Joaquim Molins, uno de los dirigentes de CiU a quienes se atribuye el deseo de romper con el PP, se pronunció días atrás en público a favor de mantener la colaboración durante toda la legislatura, aunque subrayando que el Gobierno y CIU deben "encontrar la manera de colaborar mejor".

A juicio de Alvarez Cascos, la eventual celebración de elecciones autonómicas en Cataluña no tendría que afectar la colaboración parlamentaria entre CiU y el PP a escala general española. La legislatura autonómica catalana finaliza en otoño de 1999, pero Pujol ha aludido repetidamente a un posible adelanto a principios de 1999.

La determinación del calendario electoral es uno de los asuntos que Pujol y Aznar deberán empezar a pactar, pero Álvarez Cascos insistió ayer en que las convocatorias de elecciones' no son básicamente objeto de compromiso" entre ambas, partes. "Quiero decir", añadió, "que me parece compatible que se abra un proceso electoral en Cataluña donde el PP y CiU, se confronten, porque allí somos oposición, y que este escenario sea compatible con la colaboración en la política española".

El vicepresidente formuló también un juicio muy positivosobre la relación del Gobierno con los nacionalistas vascos del PNV y con Coalición Canaria, las otras dos fuerzas que le proporcionan apoyo parlamentario. Respecto al PNV, afirmó que se están cumpliendo los puntos del pacto sellado, entre los que destacaban el cupo y el concierto económico, y la devolución del patrimonio que le fue incautado por el franquismo. Agregó que se han "producido avances" en los asuntos en que persiste el desacuerdo: la política antiterrorista y la política penitenciaria. El acuerdo europeo sobre el régimen fiscal especial de Canarias ha despejado las incertidumbres sobre el apoyo de CC, afirmó.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana