ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 10 de septiembre de 1997
Tribuna:CIRCUITO CIENTÍFICO

Importancia de la independencia

Las aplicaciones de la ciencia están afectando a parcelas cada vez más importantes e íntimas de nuestra vida. Los ciudadanos o sus representantes tienen que tomar decisiones sobre temas cada vez más técnicos. En esta situación los ciudadanos se vuelven hacia aquellos que conocen con detalle las complejas cuestiones tratadas. La existencia de científicos independientes permite que la sociedad acuda a ellos en busca de una autoridad no mezclada con otros intereses.Ligando la investigación con sus aplicaciones inmediatas podemos estar contribuyendo a crear desconfianza en la sociedad hacia los avances tecnológicos. Ejemplos de ello los tenemos muy recientes en Europa en dominios muy dispares, desde la biología molecular a la física.

Que una parte esencial de la investigación científica pierda su independencia es preocupante. Esto es así por la razón que hemos dicho pero hay otras. Una ciencia dependiente de intereses inmediatos difícilmente dará cuenta de una de sus funciones, que es responder a las preguntas que nos hacemos los humanos desde siempre sobre nosotros mismos y nuestro entorno. Difícilmente se ve, por ejemplo, a la industria financiar estudios sobre el origen de la vida aunque más tarde haya aplicaciones importantes de los organismos que viven en condiciones extremas.

Otra razón de importancia reside en que la dependencia lo es siempre de una industria o de unas pocas. Las cláusulas de confidencialidad aparecen cada vez más en cualquier contrato o proyecto financiado. Nadie puede objetar a ello si los fondos son privados, pero cuando éstos son públicos se elevan voces advirtiendo que las ayudas para la investigación no deben convertirse en un factor que distorsione el mercado.

Una de las lógicas preocupaciones de los responsables de la investigación científica, especialmente en Europa, es el aprovechamiento de los recursos destinados a investigación. Se ha dicho y repetido que pocos de los resultados de la ciencia europea llegan a nuestra industria.

Es sin duda un problema que hay que analizar y solucionar aunque grandes ideas imaginativas no parecen estar saliendo más allá de una presión creciente sobre los investigadores. Si esta presión se prolonga y se incrementa podría dañarse la independencia de la ciencia.

Una ciencia independiente puede querer decir una investigación financiada con fondos públicos. Esta es la práctica que se ha consagrado en este siglo, que los estados modernos han asumido y que ha permitido los avances de todo tipo que hemos observado. Sin embargo, hay ejemplos de gran valor de investigaciones independientes con fondos privados, ya sea de fundaciones (la Howard Hughes es un ejemplo excelente) o de empresas (los Bell Laboratories por ejemplo).

Independencia no se opone a una orientación de prioridades que puede ser necesaria cuando los recursos son limitados. La ciencia no puede encerrarse en una torre de marfil, sino implicarse en el desarrollo económico de la sociedad. En este contexto una ciencia fuerte independiente y con fuerte autoridad es una necesidad en una sociedad moderna.

Pere Puigdomènech departamento de Genética Molecular. CID-CSIC.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana