ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 8 de junio de 1997

El partido de Zerual anuncia un Gobierno de base amplia en Argelia

  • La oposición denuncia fraude masivo

JUAN CARLOS SANZ ENVIADO ESPECIAL, El líder del partido del régimen argelino, Abdelkader Bensalá, reveló ayer el secreto del éxito de la Agrupación Nacional Democrática (RND), creada hace apenas tres meses con la bendición del presidente Liamín Zerual y que obtuvo la victoria en las legislativas del jueves, con un tercio de los votos: "Apostamos por un programa fuerte y ganamos". Bensalá llamó a los "grupos más próximos" a formar un Gobierno de amplia base para superar la crisis política y económica que sufre Argelia, desangrada por la violencia desde hace cinco años.

Se trataba de una clara invitación al Frente de Liberación Nacional (FLN), que con 64 diputados ha renacido de sus cenizas de antiguo partido único, ya que, según reconoció Bensalá, no había tenido tiempo suficiente para lograr la mayoría absoluta. Tiene 155 de los 380 escaños de la Asamblea Popular Nacional (Cámara baja del Parlamento).Varios grupos de la oposición -los islamistas Movimiento de la Sociedad por la Paz (69 escaños) y Ennahda (34), así como el Frente de Fuerzas Socialistas (19) y el trotskista Partido de los Trabajadores (4)- suscribieron la noche del viernes un comunicado en el que denunciaban graves irregularidades en el proceso electoral. "El fraude masivo ha marcado los comicios y cuestionado su credibilidad", aseguran las cuatro organizaciones políticas tras referirse a las presiones sufridas por sus militantes, el elevado número de "urnas itinerantes innecesarias", la expulsión de interventores de los colegios electorales o la "flagrante toma de partido de la Administración" en favor de los candidatos del régimen.

"Que presenten las pruebas [del fraude] y recurran ante el Consejo Constitucional, nosotros no tenemos nada que ver con esas denuncias", se limitó a decir ayer el líder del RND en su primera cita ante la prensa tras las elecciones. "Tenemos que aceptar la voluntad del pueblo; lo más urgente es ahora la restauración de la paz", aseguró Bensalá, ex presidente del Consejo Nacional de Transición, el seudoparlamento designado por el régimen tras el golpe militar de 1992, que truncó el acceso del Frente Islámico de Salvación (FIS) al poder.

Argel volvió ayer a la actividad normal tras el fin de semana musulmán del jueves y viernes, sin que el espectacular despliegue de las fuerzas de seguridad haya sido retirado. Los controles policiales se sitúan aún en las principales vías de comunicación. Es posible observar en pleno centro el registro y cacheo de todos los viajeros de un autobús. A pesar de que las informaciones sobre seguridad siguen sometidas a estricta censura, la dirección del FIS en el exilio difundió ayer desde Alemania la noticia de la muerte de 17 miembros de las Fuerzas Armadas en un enfrentamiento con las milicias islamistas (que sufrieron tres bajas mortales), ocurrido el miércoles en Zilbun, en la provincia occidental argelina de Tlemcen.

La Constitución argelina otorga al presidente de la República la potestad de nombrar al primer ministro sin atenerse a la aritmética parlamentaria. Los analistas políticos de la prensa de Argel creen, no obstante, que Zerual impulsará la creación de un Gobierno que disponga de mayoría en la Asamblea Popular Nacional. Pero mientras Bensalá parece destinado a ocupar la presidencia de la Cámara baja del Parlamento, el actual primer ministro, Ahmed Uyahia, será previsiblemente apartado de su cargo a causa de su creciente impopularidad.

El número uno del RND en la circunscripción de Argel sólo se hizo con seis de los 24 escaños de la capital, a pesar de contar en su favor con la abstención más alta del país- (al menos el 56%). El régimen argelino tampoco ha podido ocultar la baja participación electoral en las regiones bereberes de Tizi Uzu y Bujía, donde el partido gubernamental no logró ningún escaño.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana