ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 13 de mayo de 1997

Previsión Sanitaria tiene gastos millonarios innecesarios y ajenos a su actividad

La inspección de la gran mutua de los médicos detecta llamativos desembolsos

¿Para qué necesita una mutua un informe sobre Impuestos de sociedades y mercado p único que cuesta 9,7 millones? ¿Para qué mantiene una fundación que le sale por 164,5 millones anuales? ¿Y una revista en la que invierte 134? Los inspectores de la Dirección de Seguros, que han levantado un acta sobre Previsión Sanitaria Nacional -casi 120.000 mutualistas-, opinan que esta entidad, cuya situación patrimonial es desastrosa, hace gastos no necesarios y ajenos a su actividad. En 1995, los contratos a otras empresas y publicidad representraron la mitad de los gastos de explotación.

Previsión Sanitaria Nacional (PSN), con 167 personas en plantilla, es proclive a los asesoramientos externos millonarios. Por ese sólo concepto, y desde 1993, el abogado Manuel Cobo del Rosal cobra de esta mutua 15 millones anuales, pero en el año de la inspección -1995- cobró un total de 70,3 millones, según datos facilitados por la propia entidad a la Dirección de Seguros y que Cobo del Rosal desmiente. Es verdad que el abogado asesora a PSN y que en 1995 cobró, además, tres minutas por tres pleitos, pero según Cobo del Rosal "la facturación no llegó a esa cifra ni de lejos".Los gastos más rocambolescos y sobre los que la inspección da amplios detalles son los generados por otro asesor externo: Ricardo Calle Sainz, catedrático de Derechos Fiscal y Hacienda Pública de la Complutense de Madrid. Calle cobra también un fijo de 8 millones anuales pero, además, en ese año cobró cantidades muy superiores por cuatro informes -véase el cuadro adjunto-, lo que redondeó sus emolumentos en 50,6 millones de pesetas, punto que también niega el propio Calle.

Para los inspectores que firman el acta de fecha 10 de abril pasado, "no parece que el gasto de dichos informes guarde una gran relación con la actividad de la entidad". Pero, además, los inspectores llaman la atención sobre el hecho de que los cuatro informes se encargaran en los años 1991 y 1992 y se entregaran tres y hasta cuatro años después, lo que "haría que si en el momento que se encargaron se estimaban necesarios hayan perdido eficacia como elemento de juicio para adoptar decisiones". Según se desprende del acta, la entidad apenas aportó más datos sobre este asunto. Ricardo Calle aseguró ayer a EL PAÍS haber cobrado en aquel año menos de la mitad de lo que declara la entidad y recoge la inspección, lo que demuestran sus facturas y sus retenciones de Hacienda.

En 1995, Previsión Sanitaria Nacional pagó 17,4 millones al Grupo Quator debido al contrato firmado en enero de 1994 en concepto de asesoramiento. Los inspectores destacan que la fundación cultural de la mutua, la Rey Alfonso XIII -sufragada en su totalidad por PSN-, tenía un contrato similar con Jurcam Producciones, cuyo representante es el mismo que del Grupo Quator: el periodista Enrique Beotas. En junio de 1995 se rescindieron ambos contratos, por lo que PSN y su fundación pagaron conjuntamente 34,3 millones de pesetas.

El presidente de la entidad, el médico Juan Blázquez, alega que 1995 fue un año de gastos extraordinarios debido a la transformación sufrida por la mutua, y da por buenas las cifras recogidas en la inspección. "Cobo del Rosal y Calle cobran ahora sólo el fijo por su asesoramiento. En aquel año, en el que todo el mundo quiere escarbar ahora, tuvimos muchos gastos extraordinarios. Necesitábamos, por ejemplo, aquellos informes de Calle sobre inversiones, asuntos fiscales y moneda única". Blázquez recuerda que, según recoge la propia inspección, ya en 1996 los datos provisionales arrojan un ahorro del gasto del 30%.

Un disparate

Para el consejero díscolo de la entidad, el traumatólogo José Manuel Álvarez, que fue quien uso en marcha la inspección,todos estos gastos son un disparate y niega que se deban a una transformación que se hizo en ejercicios anteriores. La petición e una inspección se hizo en noviembre de 1995 y la Dirección General de Seguros, perteneciente al Ministerio de Economía y Hacienda, la ha terminado el pasado mes.

En todo caso, la partida más gruesa de los gastos sobre los ue los inspectores llaman la atención corresponde a un capítulo no extraordinario: el mantenimiento de la Fundación Rey Alfonso XIII, creada por Juan Blázquez en 1990, un año después de acceder a la presidencia e PSN. Esta fundación, que organiza cursos, charlas y premios literarios, le cuesta a Previsión Sanitaria 164,5 millones de pesetas. El otro gran gasto es la edición de una revista mensual, cuyo último número presenta en portada una entrevista con Cristobal Montoro, secretario de Estado de Economía. Según la inspección, en 1995 la revista sólo ingresó por publicidad 17,4 millones de pesetas, por lo que el coste neto fue de 136 millones.

José Manuel Álvarez asegura ue de todos estos gastos se ha enterado oficialmente el Consejo e Administración de la entidad 6 de mayo, casi un mes después de llegar el acta de inspección a la entidad y siete días después de que EL PAÍS publicaran adelanto de la misma.

La política de gastos en la que incurre Previsión Sanitaria se produce en el marco de una situación patrimonial, según los inspectores, verdaderamente ave. El acta de la Dirección de Seguros advierte que la entidad podría estar "incursa en causa de disolución" (Véase EL PAÍS del asado 30 de abril) y Previsión Sanitaria ya ha hecho sus alegaciones (Véase EL PAÍS del 2 de ayo). Respecto a dichos gastos, la entidad dice en el pliego e alegaciones presentado ya al Ministerio de Economía que nada tiene que oponer, aunque "rechaza categóricamente" las conclusiones de los inspectores. ese a los 6.074 millones de insuficiencia de margen de solvencia estimada por la inspección y a os 8.761 millones de pérdidas cumuladas, PSN niega la mayor y asegura estar libre de crisis aIguna. Según sus cifras, la entidad cuenta con 5.000 millones de pesetas para insolvencias (Véase EL PAIS del 2 de mayo).

La directiva, como una piña

El Consejo de Administración de Previsión Sanitaria está formado por 13 médicos, dos farmacéuticos y un veterinario. Su última reunión tuvo lugar el 6 de mayo y en ella el presidente de la entidad, Juan Blázquez, dio oficialmente a conocer de forma simultánea tanto el acta de inspección de Economía y Hacienda como las alegaciones elaboradas por PSN. Entre ambos documentos suman 66 folios, pero en aquella sesión el presidente Blázquez recibió el espaldarazo de la mayoría. Por 11 votos a favor superó la moción de censura -uno en contra, dos abstenciones entre las que estaba la propia y un consejero ausente- y, además, consiguió con similar proporción de votos reprobar el comportamiento de José Manuel Álvarez, el consejero a quien PSN acusa de querer desbancar a la actual directiva.Las últimas elecciones tuvieron lugar a finales de 1988 y, desde entonces, no se han vuelto a realizar elecciones generales. "Ahora, el Consejo de Administración se renueva por tercios", explica el presidente Juan Blázquez, que dejó inexplicada la cuestión de cuándo oca votar de nuevo la presidencia. Blázquez accedió a a presidencia después del escándalo que rodeó a la institución por conseguir pisos baratos para sus consejeros y familiares de éstos.

Previsión Sanitaria Nacional tiene actualmente 118.000 mutualistas entre el personal sanitario -médicos, farmacéuticos, veterinarios, odontólogos y enfermeros-, y ha contratado unas 200.000 pólizas -de vida, de jubilación, de coches- Antiguamente, los médicos estaban obligados a tener su póliza en Previsión Sanitaria Nacional y ésta era controlada por los colegios médicos. Desde 1984, tal obligación no existe, pero los médicos mantienen las riendas de la entidad.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana