Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Craxi se quedó con el dinero negro del PSI, según un amigo

Giorgio Tradati, el amigo de infancia de Bettino Craxi que se encargó de llevar las cuentas extranjeras del Partido Socialista Italiano (PSI), declaró el lunes en un juicio que Craxi, tras dimitir como secretario general, "hizo desaparecer" todo el dinero que le había sido encomendado por el partido en lugar de entregárselo a su sucesor en el cargo, Giorgio Benvenuto. Tradati sostiene que él se opuso y que, por ello, Craxi le destituyó como fiduciario. Además, Tradati habló a los magistrados de operaciones de especulación inmobiliaria realizadas en Italia por el ex líder socialista a través de su hermano Antonio."Craxi quería hacer desaparecer todo el dinero de las cuentas, y yo no estaba dispuesto a hacer esa operación. A comienzos de 1993, después de que dimitiera de la secretaría, le dije: 'Hay este dinero, mándame al nuevo secretario y yo le informo de la situación'. Craxi me dijo que esperara, que lo haría, pero en otro mornento", afirmó Tradati en el juicio que se sigue por el caso All Iberian, una cuenta de Luxemburgo a través de la que, según la acusación, Silvio Berlusconi pagó a Craxi cerca de mil millones de pesetas. Los abogados del ex líder socialista sostienen que la cuenta no pertenecía ya al PSI cuando llegó el dinero de Berlusconi.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de marzo de 1997