Un policía mata de dos disparos a su mujer en presencia de una hija

Santiago de Compostela

José Benito Campos Vázquez, de 45 años de edad, agente del Cuerpo Nacional de Policía destacado en La Coruña, mató ayer a su esposa, María Fernanda Otero Gordido, de dos tiros en el corazón en presencia de la hija menor del matrimonio, de 17 años. El policía intentó luego quitarse la vida con un disparo en la garganta, pero no pudo consumar el suicidio. Campos está internado en el hospital Juan Canalejo, de La Coruña, con heridas de pronóstico muy grave.

Los hechos se produjeron hacia las 7.30 de ayer, cuando el agente, que lleva 24 años en el cuerpo, entabló una fuerte discusión con su mujer, María Fernanda Otero Gordido, en su vivienda de la calle de Lonzas."Parece que discutieron bastante, pero tampoco de forma violenta. No más que otras veces", relató un amigo de la familia. En cualquier caso, José Benito Campos Vázquez descerrajó, en presencia de su hija pequeña, dos tiros en el corazón de su mujer y luego trató de suicidarse dis parándose a la garganta.

El policía fue sometido a una intervención quirúrgica en la residencia Juan Canalejo y, según el parte médico hecho público por la dirección del centro, sufre la destrucción parcial de músculos del cuello, una penetración "importante" en el esófago, un edema de laringe y un enfisema subcutáneo.

Campos, natural de Begonte (Lugo), prestaba servicio en la brigada móvil de la policía de La Coruña y llevaba 22 años casado con María Fernanda Otero. La mujer regentaba desde hace tres, y en sociedad con la esposa de otro agente, ya fallecido, el bar de la estación de ferrocarril de La Coruña, un lugar donde también solía patrullar su marido. La propietaria de otro establecimiento cercano calificó a la pareja como "poco habladora".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 1997

Más información

  • El agente intentó luego suicidarse