Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una prueba pasada con nota

Para lo que cabía esperar, la Convención Republicana concluyó con buenas notas para la oposición: la disidencia ha sido acallada, Jack Kemp ha sido investido como el salvador; Bob Dole ha sido, por fin, escuchado por los norteamericanos en un discurso bueno para sus cualidades como orador, y su candidatura se va de San Diego robustecida y con 74 millones de dólares en la arcas (unos 9.250 millones de pesetas). Es de esperar que eso se refleje inmediatamente en las encuestas, y Dole acorte cuantiosamente la distancia que le separa de Bill Clinton.Pero esa recuperación puede ser sólo un espejismo si ahora Dole, ya solo ante el desafío, no consigue precisar su mensaje y comunicarlo apropiadamente a los votantes, cosa que todavía, no ha ocurrido. El mensaje de San Diego es aún vago y contradictorio.

El próximo día 26 comienza en Chicago la Convención del Partido Demócrata. Ése será el momento de Bill Clinton, que puede recuperar todo el terreno que haya perdido en San Diego. Si eso es así, si las cosas quedan como estaban después de las. dos convenciones, Dole tendrá que recurrir a otras armas, en el caso de que las tenga, para ganar el 5 de noviembre.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de agosto de 1996