Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

Dole elige candidato a la vicepresidencia a un populista para remontar la ventaja de Clinton

La designación de Jack Kemp como candidato republicano a la vicepresidencia le da a la campaña de Bob Dole el impulso de un hombre de considerable carisma y energía personal, un californiano que ganó fama nacional como figura de la liga de fútbol, americano, un conservador con credenciales antiabortistas y populistas que lleva años dedicado a una cruzada personal contra los impuestos y por el crecimiento económico. Kemp, que tuvo importantes diferencias con Dole en el pasado, es la opción más arriesga¡ entre las que el ex senador barajaba como compañero de candidatura, pero también la única que puede ayudarle a remontar la diferencia que el presidente Bill Clinton le lleva en las encuestas.

Hoy por hoy, eso se antoja todavía una misión imposible. Ningún, otro aspirante a la Casa Blanca ha estado antes a tanta distancia -unos 20 puntos, según los sondeos- cuando faltan menos de tres meses para las lecciones. Con la ayuda de un peso pesado como Kemp, famoso quarterback (el director del juego de un equipo) de los Buffalo Bills, y del efecto multiplicador de la convención republicana, que se abre mañana en San Diego, Bob Dole confía en hacer el milagro.Dole presentó formalmente a su candidato a la vicepresidencia en un acto público en Russel, Kansas, la ciudad natal del candidato presidencial, y los dos viajarán hoy juntos a San Diego. Dole dijo de su número dos: "Jack Kemp es un hombre de talento, energía, y visión ilimitadas", a lo cual este último respondió: "No creo que haya un honor más alto que el que me ha hecho Bob Dole: renovar Estados Unidos en un momento que es el más fascinante de la historia ... ) pues las ideas e ideales de este país son apreciados en todos los rincones del mundo. Un liderazgo que es como una luz en la oscura noche". Ambos aseguraron que con tal equipo electoral ganarán las elecciones a la Casa Blanca.

Con ese objetivo, Kemp puede servir a los deseos de Dole, sobre todo por su imagen enérgica brillante. Comparado con el ex senador, de 73 años, Kemp aparece como un agresivo y optimista muchacho de 61 años. Pero, la designación de Kemp, ex congresista (1970-1988), tiene también otros significados.

El primero y más importante es el de que Dole, que había basado toda su carrera en la prudente lucha contra el déficit público, apuesta ahora por el aventurerismo económico de la lucha contra los impuestos. Kemp es un halcón en esa materia. Durante la últimas elecciones primarias respaldó la candidatura de Steve Forbes porque éste era el más audaz en materia de impuestos. En la campaña de 1988, en la que ambos fueron precandidatos republicanos, Kemp criticó a Dole por su política económica y le calificó de "dinosaurio de Washington".

Plataforma creíble

Si ahora ambos cabalgan juntos en el mismo boleto electoral, no es porque Kemp haya cambiado, sino porque ha cambiado Dole. La pasada semana, el candidato presidencial propuso un ambicioso plan de recorte de impuestos que coincide casi milimétricamente con las ideas de Kemp. Ese plan, que apoyado por Kemp sonará más creible, será la plataforma desde la que ambos intenten lanzarse hacia la Casa Blanca.Conservador radical en aspectos sociales y de moral, Jack Kemp, contrario al derecho al aborto, puede encontrar fácilmente la aprobación de la derecha extremista, que tanto poder tiene actualmente dentro del Partido Republicano. Pero, al mismo tiempo, no es un ideólogo doctrinal al estilo de Pat Buchanan, lo que convierte a Kemp, en un hombre aceptable también por centristas y moderados. En el pasado, ha hablado incluso de la necesidad de extender el partido hacia los negros y los latinos con medidas de discriminación positiva, y se opuso a la Propuesta 187, que pretendía retirar los servicios sociales a los inmigrantes ilegales.

Jack Kemp, nacido en Los Angeles, es recordado todavía por los programas de revitalización de centros urbanos que dirigió cuando fue secretario de la Urbanismo durante, la Administración del presidente George Bush. El candidato a vicepresidente vive con su mujer, Joanne, en Washington, y tiene cuatro hijos y once nietos.

Las mayores dudas sobre Kemp, que ya suscitó la polémica por su indisciplina durante su etapa en la Administración Bush, radican en saber si será capaz de aceptar la autoridad del que a partir de ahora es su jefe. Hace poco tiempo, preguntado al respecto, Kemp dijo que sería un mal vicepresidente.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de agosto de 1996

Más información

  • Jack Kemp ha llevado a cabo una cruzada contra los impuestos y por el crecimiento económico