Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Nombres propios.

El fútbol y la natación continúan copando las grandes sorpresas de los Juegos. Brasil e Italia, dos clásicos del fútbol mundial, dos escuadras empapadas de éxito, han sucumbido ante dos rivales menores, como Japón y México, respectivamente.En natación, los pronósticos han saltado por los aires. Países sin apenas tradición inundan las portadas: los dos récords del mundo de la disciplina han caído del lado de un belga -Fred Deburghgraeve- y una surafricana -Penelope Heyns- Y una de las grandes estrellas, Franziska Van Almsick, fue derrotada en los 200 metros libres, por la costarricense Claudia Poll.

El último terremoto se produjo ayer. Janet Evans, la gran dama de la natación estadounidense -cuatro medallas de oro y una de plata en su historial olímpico- no alcanzó la clasificación para la final de 400 metros.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de julio de 1996