Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fundación vecinal convertirá la 'iglesia rota' de Orcasitas en un albergue juvenil

La iglesia rota Maris Stella, como se conoce al edificio más antiguo de Orcasitas, en Usera, se convertirá en un albergue juvenil. Este templo, de propiedad privada, situado en el parque de Pradolongo, uno de los más amplios de Madrid, lleva más de quince años inutilizado y convertido en un almacén de basura y cascotes. Pero la Fundación Iniciativas Sur, de origen vecinal, ha conseguido que el Inem apoye con 108 millones de pesetas su proyecto de rehabilitación de este edificio mediante una escuela taller. En junio, 60 jóvenes se pondrán manos a la obra para recuperar la capilla.

La iglesia rota no tiene valor artístico, pero sí emotivo. Es el único edificio con cierto sabor añejo en un barrio de nueva factura como Orcasitas. Rehabilitarla supone recuperar para uso público uno de los elementos más emblemáticos de este vecindario sureño. Sus propietarios son los herederos de la familia Orcasitas, los antiguos dueños de los terrenos que ocupa esta barriada obrera.El conjunto, levantado en los años veinte como templo, comedor, dispensario de salud y escuela para niños de familias trabajadoras, está formado por la iglesia, de estilo ecléctico, la sacristía y un edificio anexo.

Las aulas cerraron a finales de los años sesenta cuando el Ministerio de Educación y Ciencia construyó un colegio colindante. La capilla fue desacralizada por el obispado a comienzos de la década de los ochenta y desde entonces el edificio se encuentra en un estado de franco abandono, lleno de basuras y escombros y con parte de la techumbre derruida. Sólo algunos tóxicómanos sin hogar lo utilizan para dormir.

Iniciativas Sur ha conseguido que María Orcasitas, una de las herederas, les ceda el edificio de forma gratuita durante 50 años para rehabilitarlo y poner en marcha un albergue juvenil. La cesión tiene tres condiciones: que el proyecto tenga un fin social, que se mantenga una capilla para el culto y que el albergue mantenga el nombre de Maris Stella.

Los dueños del templo aseguran que llevaban años intentando cedérselo a alguna institución para que le dé un uso social, pero que todos los contactos fueron infructuosos. "Al conocer el proyecto de Iniciativas Sur vimos el cielo abierto porque va en la línea de lo que pretendíamos", explica un portavoz de los propietarios.

Fernando Caballero, gerente de Iniciativas Sur, explica que se trata de un proyecto de desarrollo local. Los objetivos son varios: recuperar para el barrio un edificio emblemático ahora degradado, crear un motor de riqueza como es un albergue y que sus artífices sean chavales de 16 a 25 años con un nivel formativo bajo.

Sus promotores piensan en un albergue sólo para estancias colectivas de grupos de hasta 50 estudiantes que acudan a Madrid para experiencias formativas. Por eso, en el edificio no sólo está proyectado un comedor y dormitorios. También está previsto habilitar una bíblioteca y algunas salas de trabajos y reuniones.

"Pretendernos llenar un hueco que no está cubierto porque los albergues existentes se dedican a viajeros individuales o carecen de instalaciones para experiencias educativas", explica Caballero. "Maris Stella está en un lugar inmejorable, en medio de un parque, cerca de la estación de tren del Doce de Octubre, que en unos minutos te lleva a Atocha, y junto a las carreteras que llevan a Aranjuez y Toledo", añade.

271 millones de coste

En junio comenzará la escuela taller. Todos los gastos de formación y las herramientas las costea el INEM con sus 108 millones. Iniciativas Sur aporta otros 14 millones para los primeros materiales de construcción. El resto, hasta el total de 271 millones que cuesta la puesta a punto del recinto, esperan conseguirlo con subvenciones de otros organismos.Han solicitado también al Ministerio de Educación y Ciencia la cesión del colegio Maris Stella, colindante con la iglesia, que cerrará en el próximo curso 96-97 por la escasez de alumnos. En él, si sus gestiones fructifican, impartirían las clases teóricas de la escuela.

La escuela taller durará dos años y ahora el INEM está procediendo a seleccionar a sus participantes. Caballero es consciente de que la puesta en marcha del albergue tardará algo más. "Nuestra idea es que lo atienda una cooperativa de jóvenes", concluye.

La Fundación Iniciativa Sur, creada en 1989 como Casa de Oficios de Orcasitas por las asociaciones vecinales de este barrio, organiza cursos en colaboración con el Ayuntamiento, la Comunidad Y el Gobierno central. Buena parte de sus actuaciones persiguen la recuperación de zonas degradadas con proyectos de ajardinamiento o reconstrucción. En 1995 pasaron por ella cerca de un millar de jóvenes, la mayoría de barrios del sur de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de abril de 1996

Más información

  • 60 jóvenes comenzaran en junio a rehabilitar el templo, inutilizado desde hace quince años